¿Porque no morí aquella vez?

Cuando las balas zumbaban por todas partes y veía caer dentro del carro a mis compañeros de trabajo. Yo imaginé a mi hija de seis años de edad, sin mí. La única que la cuidaba y la protegía era yo, sin padre, sin familiares cercanos. Decidí que no podía morir en ese momento. Me aferré a su recuerdo y al amor de madre. Las balas zumbaban y zumbaban, veía sangre por todos lados, hasta que me desmayé, no sabía si algún proyectil me había dado. Cuando desperté oí la voz de un soldado que decía:

- ¡Capitán, Capitan todos están muertos!

Grité desesperada, Yo estoy viva, no estoy muerta. Escuché que corrieron hacia el auto; me quitaron de encima el cadaver de Alfonso que estaba destrozado. Ahí supe que había sobrevivido sin un solo rasguño. Esa fué la respuesta de Andrea,  la única sobreviviente de una de masacre realizada por un grupo subversivo a un equipo de medicina legal, que se dirigía hacer su trabajo: inspeccionar una escena del crimen y realizar el levantamiento del cuerpo de un hombre sin vida en la carretera.

¿Por que algunas personas se salvan en las situaciones de peligro y muerte? Esa es una pregunta que he venido explorando entre los sobrevivientes de diferentes experiencias de violencia. Viktor Frank un Psiquiatra sobreviviente de un campo de concentración alemán hablaba del querer vivir por algo, de aquello que te aferra a la misma vida en los momentos mas difíciles. Si tienes porque luchar o algo que te mantenga con vida eso ayudará a sobrevivir.

En mi investigación he encontrado gran validez de este planteamiento. Lo más importante: la fuerza del amor, decidir vivir por algo: algo pendiente, por alguien: hijos especialmente, por tí misma es lo que te hace invisible ante el peligro. Cuando con pleno poder de decisión y con la conciencia absoluta sientes y recuerdas los objetos, los seres con los que estás conectada en la vida y el sentido de mantener ese vínculo es realmente importante, una energía increible se acciona y te envuelve. Nada absolutamente que pueda dañarte te sucede. ¡Tu decides vivir! ¡tienes el poder pleno de elegir! Seguramente si valoras esta vida y aún experimentas que necesitas dar más de tí. Ten la seguridad de que te quedarás en esta existencia. Es importante que comprendas y decidas en cada instante si así lo quieres: Si a la vida. Eso claro no es un razonamiento; es una absoluta convicción y vivencia lo que te da la fuerza para vivir ante la más grande adversidad.

Recuerda Tu vives y estás en BienEstar por que así lo decides. Ten certeza de lo que realmente quieres y si para ello necesitas la vida: ¡Vivirás!

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: