televisión

La televisión: ¿un ladrón del tiempo?

LA TELEVISIÓN es uno de los aparatos tecnológicos que, desde hace algún tiempo, ya no falta prácticamente en ningún hogar. Surgió a finales del siglo XIX y, desde entonces, comenzó a desarrollares y a introducirse poco a poco en los hogares. ¿Sabías que las primeras emisiones públicas se emitían en 1935 en Francia y en 1936 en Inglaterra? Estados Unidos realizaba sus primeras pruebas de emisión televisiva en el año 1930. En 1936, se retransmitían los Juegos Olímpicos de Berlín por toda Alemania. Desde entonces, el desarrollo ha dado lugar a una nueva forma de ver la TELEVISIÓN.

Actualmente, ofrece programación las veinticuatro horas del día los 365 días al año, aunque no siempre fue así. A lo largo de los años, la televisión se ha transformado en nuestro acompañante fiel con una serie de mejoras que se han ido adaptando poco a poco. Ya quedó atrás la caja que mostraba las películas en blanco y negro y sin interrupción, con un horario diurno determinado y los botones que nos obligaban a levantarnos del sillón para cambiar de canal, aunque, al principio, existía un número muy reducido de canales. El mando a distancia nos aporta gran comodidad desde que ha sido introducido, así como la calidad de ver la programación en colores, en HD (High Definition = Definición Alta), televisores planos, semicirculares, películas en 3D y en 4D. Películas, series, salsa rosa, informativos y publicidad que nos mantienen informados, así como ocupados todo el tiempo.

LA TELEVISIÓN: ¿UN LADRÓN DEL TIEMPO?

Es indudable que a muchos nos gusta pasar acostados un día de descanso unas horas viendo una buena película o nuestra serie favorita. Pero, ¿ES LA TELEVISIÓN UN LADRÓN DEL TIEMPO? No es tan difícil averiguarlo, aunque lo es más reconocerlo. Para saber si la televisión es, o no es, un ladrón del tiempo, basta con responder sinceramente a las siguientes preguntas: ¿cuánto tiempo pasamos al día (o a la semana) delante del televisor? ¿Vemos la televisión cuando, en realidad, deberíamos o quisiéramos realizar alguna otra actividad? Estas otras actividades podrían ser, por ejemplo, leer un buen libro, realizar algún curso o alguna labor doméstica que aplazamos a menudo para ver nuestro programa favorito.

La televisión: ¿un ladrón del tiempo?

¿Cuántas veces no decimos (o escuchamos decir a otra persona) que no tiene tiempo para aquello o lo otro? Y poco antes o después comenta una película, documental o serie que ha visto recientemente dando todo detalle del contenido y la opinión de que si ha gustado o no y del porqué. ¿Cuántas horas pasamos realmente delante del televisor? Horas, que podríamos aprovechar para hacer aquello que consideramos igualmente necesario o importante y, sin embargo, lo aplazamos. En realidad, nos volvemos cada vez más sedentarios y cómodos. Acostumbrados a ver la televisión desde nuestra más temprana infancia, ha creado cierta adicción en la sociedad. Hay familias conviviendo en un mismo hogar que poseen incluso más de un televisor, poniendo uno no sólo en el salón, sino otro en cada habitación de la casa. La modalidad del apagado automático es otra comodidad añadida para todas aquellas personas que ven la televisión desde la cama y programan previamente el apagado para evitar que se quede toda la noche encendida ante la posibilidad de quedarse dormidas ante la pantalla. Esta, ya ha reemplazado en muchas ocasiones la lectura de un buen libro antes de acostarse a dormir. Entonces, ¿podemos afirmar que la televisión es un ladrón del tiempo?

televisión

televisión

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: