Las observaciones cotidianas nos permiten escribir algo respecto de los teléfonos móviles, celulares o teléfonos celulares como indistitntintamente se denomina a los aparatos que para muchos es un "amigo inseparable".

Este artículo reseña algunas experiencias  al respecto, con el afán de sugerir novedades  sobre celulares.

Esta época supera en mucho a los escasos peatones que hablaban solos por las calles de la ciudad.En tiempos idos a quienes hablaban de esa manera y lo hacían más  de la cuenta, recibían aparte de miradas piadosas, sonrisas  o risas, los calificativos variados entre los cuales recordamos los siguientes:

-"pobrecito, está mal de la sotana".

-"le falla la tutuma".

-Deben encerrarlo".

-"se escapó del manicomio".

Por supuesto que esa comunicación solitaria no la es tal, porque se trata de una comunicación vía teléfonos móviles.

Ahora que si esa conversación se efectúa en nuestras narices, no es muy agradable la situación.

Otra experiencia es la de una persona que portando dos celulares mantiene uno en cada oído, o sea dos comunicaciones al mismo tiempo.

Da lugar a imaginar ya no una "tercera oreja", o sea un celular sino dos orejas y dos celulares, una cuarta oreja.

Cabe citar a los timbres en plenas reuniones serias como ceremonias religiosas y de otra índole, que rompen la atención de los concurrentes.

Los clientes de los bancos en las chicas,medianas o largas colas que se forman en sus locales conocen de la indicación de los guardias de seguridad que los invitan a retirarse de la cola, aunque hay quienes se las ingenian para hablar en plena fila sin ser advertidos de ello.

Por otro lado son consabidas las excusas ante quienes esperaban una llamada de parte nuestra: "se me agotó la tarjeta".

De repente con el avance tremendo de estos amigos de niños,jóvenes y algunos maduros y pocos veteranos; se dan los ambientes en que cesan los decires de quienes  parecen que hablan solos, se evita importunar las reuniones, no se  reciben llamadas en plena cola chiquita o grandecita, así como se terminan las excusas por "falta de tarjeta".

Agregaré a manera de pedido para quienes ya han acumulado varias décadas de vida. la necesidad de instructivos sencillos y efectivos para su uso total, ya que por variados motivos que los conocedores detectarán  se repente que solamente  hay un uso parcial de estos amigos, que parecen juguetes para todas las edades pero se muestran reacios para maduros y veteranos amantes de la radio, asiduos del teléfono fijo con funcionamiento normal, y de repente alguna que otra  hora de buena e instructiva televisión.

Como cierre de este artículo el anhelo que la comunicación sin aparatos sea pan de todos los días y de uso de toda la humanidad.

De repente con ayuda extra terrestre se consigue ese anhelo "más rápido de lo que canta el gallo".

 

O

 

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: