fotografia

Programas de televisión, anuncios en prensa, revistas, etc, cada vez más aumentan los llamados videntes que ofrecen solucionar "eso que te inquieta, que te preocupa" y mientras corre la llamada que va consumiendo euros, vienen buenas noticias que se va a encontrar trabajo o que el príncipe azul está a la vuelta de la esquina. Con certeza, la mayoría de respuestas son placenteras pues dando buenas perspectivas de futuro, lo mas normal es que el cliente o clienta vuelva.

fotografia

Por la general, la mujer es más propensa a este tipo de practicas aunque también suelen acudir algunos hombres. El truco de los tarotístas, echadoras de cartas, etc, es decir al consultante "todo aquello que quiere escuchar" por lo que con dos o tres preguntas que pueden parecer inocentes consiguen arrancar el tema que preocupa al cliente esperanzado en escuchar que lo que le inquieta se va a solucionar. Cuando el tarotísta, vidente, brujo, etc, se propone enganchar a una clienta que promete ser buena fuente de ingresos, usan la táctica del susto y le dicen algo preocupante "todos los problemas te vienen de un trabajo que te han hecho" y se ofrecen solucionarlo con unas sesiones extras y así atraen a la clienta hacia su teléfono particular para quitarle el mal de ojo o lo que que sea.

fotografia

Los ingresos de los tarotístas tienen que ser elevados pues pese a la crisis sus anuncios aparecen con grandes titulares de colores en revistas del corazón, periódicos y hasta en Google y esto cuesta un pastón. El futuro es impredecible y depende de los actos y decisiones que vayamos tomando y nadie sabe lo que mañana ocurrirá al igual que nadie sabe lo que ponen de comer los vecinos del bloque de enfrente.  

fotografia

En este país, si se dice que vas a ver a un psicólogo o psiquiatra, la gente suele mirar mal, y si se dice que vas a ver un vidente es que eres normal cuando debería ser al revés. Ojo pues a este tipo de adivinaciones y para evitar engancharse es mejor no empezar pues son engaños  bien orquestados con bonitas palabras que nada pueden solucionar. Hay casos de mujeres que han arruinado su casa, su matrimonio, con llamadas a un 806 y otros números de estos  programas adivinatorios de la televisión.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: