La encontré en el salón de estar del Amarante Champs-Elysées de parís.  Sentada en el gran sofá leyendo una revista, pasaba las páginas dándoles un rápido ojazo.  Levantó su mirada y nuestros ojos se cruzaron, quedamos enlazados con una sonrisa. Un click instantáneo reveló un torbellino de sentimientos. Me amo y le Ame, Me dejó y la Dejé esa misma tarde.

Tres años después, en la plaza Seeber de Buenos aires, el amor nos tendió una trampa, chocamos sin darnos cuenta. Al tocarnos una cálida y dulce corriente atrapó nuestros cuerpos. Nos entregamos como esa primera tarde.  Transcurrieron dieciocho años. Estaba sentado en la sala de estar del Amarante Champs-Elysées de París, mirando una revista. Alguien se sentó a mi lado. Su aroma me llevó los recuerdos de dulces momentos. Levanté mi rostro, estaba allí  mirándome en silencio. Esa tarde nos regalamos nuestros últimos besos. Hoy estoy en el Pére-Lachaise frente a una lápida cuyo epitafio dice: “Puedes existir muchos años de vida, más debes estar alerta porque el amor se vive solo en tres tardes”

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: