1. Para limpiar la madera de las patas debe eliminarse el barniz viejo frotando con una lija de grano medio. Para las partes curvas son muy eficaces las lijas de banda y, en las molduras de la parte inferior, se puede hacer un cordón con lana de acero. Las patas se tiñen con una mezcla de tinte y cera. El secado tarda 24 horas.

2. Para cortar la goma espuma se toma la medida del sobre de la mesa más los bordes. Se coloca la goma espuma grapándola con la misma presión en todo su perímetro, para evitar el hundimiento irregular en ciertas zonas. Se grapa a unos milímetros del borde, de modo que al fijar encima la tela no se superpongan las grapas. Ésta se corta de la misma medida que la goma espuma, añadiendo 1 cm más para poder hacer el dobladillo.

3. Se va doblando la tela hacia adentro para hacer el dobladillo. Esto se hace a medida que grapamos la tela en el borde de la madera, que queda así completamente oculta. El grapado conviene hacerlo en un solo movimiento

4. Se forma un pico con cada extremo sobrante de tela y se cruzan uno sobre otro, de forma que quede un triángulo invertido. Al hacerlo, debe ya tenerse doblada la tela del dobladillo. Todo el borde el perímetro de la mesa se tapa con un galón de pasamanería, en un color de contraste o a juego con la tela elegida. El galón se va colocando en la línea del borde de la madera sin tensarlo demasiado, y sus extremos se cortan en inglete.

5. Se abrillanta la madera de las patas con un paño de algodón para que no suelte pelusa. Si deseamos más brillo, se puede dar una mano de cera incolora que hay que dejar secar. Colocamos encima del entelado un sobre de cristal grueso cortado a la medida.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: