Siempre que salía a la calle veía que toda la gente en absoluto necesitaba de algo, con lo que pretendía alcanzar la felicidad, para después según ellos ser y poder alcanzar la felicidad, si bien no todos pedían dinero si era algo por lo menos relacionado con la materia, siempre a lo largo de su camino ya fuera de ida o de vuelta veía quien en verdad tenia necesidad aun cuando fuera tan solo de una sonrisa, a su paso la gente pedía, simplemente pedía, lo hacia para comer , para sanarse o bien para enriquecerse, no existía DIA en que no se topara con alguien que pedía por hambre, o por costumbre, había quien por un poco de dinero hacia algo, ya fuera cantar, recitar, vender o realizar un trabajo rápido y una vez terminado pedían por que necesitaban, solo que siempre existe el lado contrario, también hay los que piden sin hacer nada, nada en absoluto, ya sea por que no quieren o tal vez por que no pueden hacer nada.

Todos en absoluto eran inconfundibles, al menos el sabia, los distinguía, y pocas veces se equivocaba, al menos ya no lo hacia tan seguido, no al menos hasta ese momento, lo que era seguro era que algún DIA volvería a hacerlo, aunque no tenia miedo a esto pues ya en infinidad de veces anteriormente había sucedido.

Estaba harto de caminar de ver como la gente necesitaba algo, algo que no tenían y que la gente no podía conseguir, a medida que suplicaban mas le convencía de que algo se tenia que hacer, para el no pedía, no quería nada, lo mas importante en su vida tenia, la misma vida en ella tenia todo y nada, por lo que con solo estirar la mano, mirar y desear, todo cuanto quería y pedía se le concedía, amor , amistad, valor, felicidad, todo lo tenia tiempo y espacio en uno solo lo unía, de esa manera sin costo, gratis lo tomaba si lo quería, tanta magia en su vida había, que había decidido, era el tiempo perfecto para compartirla.

Como siempre salio al siguiente DIA para después de algún tiempo de caminar encontrar a una ancianita que limosna pedía, el se acerco y tomo la mano derecha de la viejita con sus dos manos de manera que la cubrió, luego le sonrío para decirle, - Ande abuela vaya a su casa que por hoy y en algún tiempo ya no tendrá que pararse aquí, la viejecita le sonrío un tanto extrañada, pero en cuanto el se fue comprendió pues al revisar su mano y en ella encontró cuatro monedas del oro mas puro y antiguo, ahora solo tenia que venderlas o cambiarlas, se fue de su esquina para dar comienzo a la búsqueda y para encontrar el lugar, entro con aquel usurero que siempre tomaba ventaja de todos y de cualquier situación, al ver aquellas maravillosas monedas la ambición le segó, solo que antes de tomarlas el metal aun mas brillo, el usurero como autómata tomo 40 grandes y le dijo a la Señora, - Nadie le va a mejorar el precio, solo déjeme una las restantes guárdelas y tráigalas en tanto la plata se le vaya terminando, la anciana salio del lugar completamente segura de que la transacción había sido por completo justa.

Luego le toco el tiempo a una mujer que se veía a la vez que desesperada, angustiada, caminaba como si estuviera extraviada, perdida, parecía que si le importaba la vida solo que se podía ver el miedo atroz que tenia a perderla, a dejar de seguir viviendo, de nuevo tomo la iniciativa y se acerco, - ¿Qué te sucede?, ¿a que le temes?, y por favor no me digas que a nada, por que tienes la angustia y el miedo dibujados en tu cara, la mujer pese a la angustia y al miedo se detuvo a pensar un poco extrañada, para que le platico a este extraño si se lo cuento todo no habré de solucionar nada, aunque tal vez y solo eso logre sentirme mejor, brevemente explico, - Me estoy muriendo, tengo cáncer y mi miedo mas terrible en dos meses se hará realidad, voy a dejar solos a mis hijos su padre también ya murió, hoy me confirman la fecha de mi muerte, - No te preocupes tanto por lo que aun no pasa, anda enfrenta lo que tu misma has creado, que tus angelitos ya no han de padecer mas y por favor lo que te reste de vida disfrútalos como si el ultimo de tus días fuese hoy, el se fue dejándola sola con ella, sorprendida, solo poco le había dicho mas sin embargo estaba tranquila, - ¿Mujer a quien le has rezado?, - A nadie todos a los que se puede me han abandonado, todos la espalda me han dado, - No lo creas las radiografías y los exámenes no mienten, y créeme tampoco yo puedo hacerlo, ¡Anda a disfrutar de la vida, el cáncer se ha curado!, después de agradecer la mujer salio del consultorio llena de jubilo, llena de la vida que tan solo hacia unos minutos le estaba abandonando.

Así DIA tras DIA no había paso que diera sin encontrar alguien que no tuviera real necesidad y a todos ayudaba, hasta que un DIA se topo con alguien muy especial, un hombre no mas grande que el, - Hey, tu Mago, - ¿Mago?, ¿Yo?, mide tus malditas palabras ni soy yo ni tampoco soy mago, - ¿Cómo te hablo?, ¿Cómo a ti me dirijo?, tu dime gran Señor, - No soy yo, no soy mago, y mucho menos Señor, solo soy tu, soy todos ellos, si yo soy tu dime ahora quien soy yo, - Eres el que da todo cuanto la gente pide y quiere, - Yo no soy el que da, solo soy el medio para el que pide crea en el mismo con tanta pasión que lo que pide se le concede, nada tengo de especial, - Bien si tu solo eres el medio para que otros tengan, - No para que obtengan lo que desean es para que crean en ellos mismos, esa es la realidad, - Bien y bueno pues yo quiero dinero tanto como puedas darme, el se metió las manos a su bolsillo, saco unas pocas monedas que traía, tanto como esto puedo darte, nada mas puedo darte pues nada mas tengo, aquel hombre enfurecido le reprocho de inmediato, -Maldita sea no seas imbecil, dime si no puedes mas darme para que yo te de las mas grandes riquezas, para que así puedas ayudar a mas de estos miserables, - Entiendo tu eres el que tienta a todo aquel intenta ayudar a alguien, tu eres en verdad lo que eres o solo lo crees por que así te programaron, - Ahora ¿dudas de mi?, - Como creer en el que pide primero, para luego cambiar la estrategia al no conseguir lo que viene buscando, no soy nada ni nadie por tanto aquí nada tienes que hacer, - Pues cretino entérate que de ti lo que me propongo he de conseguir, - No veo como puedas lograr nada, estas en mi tierra aquí yo juego de local, nadie hay antes que yo, nadie mas después de mi, necio entiendo nada te daré pues ya mucho te di, durante algún tiempo has llevado mi nombre creyendo que todo esto es tuyo, hoy esclavo insurrecto te devuelvo a tu maldito oficio, y hoy, yo el gran oponente reclamo lo que es mío.

El esclavo volvió al averno,

Y como siempre Dios no intervino.

Azkhant.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: