Piel bronceada

Algunas mujeres viven  obsesionadas por lucir un intenso bronceado. Esa obsesión recibe el nombre de tanorexia y,  puede acarrear importantes riesgos para la salud.

Con la llegada del buen tiempo todas las personas sentimos la necesidad de realizar actividades al aire libre, comenzamos a organizar las ansiadas vacaciones de verano, vamos con los amigos a tomar un refresco en la terraza del bar, nos refugiamos del calor dándonos un chapuzón en la piscina e intentamos lucir la piel bronceada.

Los beneficios que tomar el sol aportan a la salud están demostrados pero debe hacerse con moderación. Muchas personas no están agusto con el tono de su piel, son las mujeres quienes más muestran esta disconformidad, y esa adicción por el exceso de bronceado recibe un nombre tanorexia.

¿Qué es la tanorexia?

La tanorexia es una enfermedad que está poco diagnosticada pero que poco a poco va siendo más habitual, recibe este nombre por la obsesión de tener un color de piel cada vez más oscuro, bien sea conseguido por tomar el sol o por acudir a centros de rayos UVA, y esto se realiza tanto en verano como en invierno. Durante los últimos años la cantidad de melanomas detectados se ha incrementado por diez, sino se detecta a tiempo puede suponer un grave problema para la salud.

Como sucede con cualquier tipo de adicción, las personas que tienen esta enfermedad no la reconocen como tal por lo que no acuden ni al dermatólogo ni hacen una visita al psicólogo por lo que pueden generar lesiones aún más graves. La obsesión por tomar el sol puede llegar a ser algo enfermizo y puede ocasionar un trastorno psicológico, se ven blancos cuando no es así. Las principales afectadas por la tanorexia son las mujeres, quienes, sino obtienen el bronceado que desean pueden llegar a tener sentimiento de culpa.

El sol es fuente de vida, si  se toma con moderación

Como todo en la vida,el sol cuando se toma con moderación aporta efectos positivos al organismo.Con tomar el sol de forma frecuente aumentará la sensación de buen humor, de bienestar e incluso de salud. Ya que el sol  aporta al cuerpo vitamina D que es fundamental para mantener los huesos sanos, ayuda a asimilar el calcio previniendo de este modo las roturas. También mejora el riego sanguíneo.

El otro extremo la tanofobia

También puede darse el efecto contrario y es cuando se produce la tanofobia, o medio irracional al sol por sus efectos negativos. 

Ya se sabe que ningún extremo es bueno, puesto que si no se toma el sol en el cuerpo se puede producir carencia de vitamina D. Sin la presencia de esta vitamina se está expuesto a contraer cáncer de colon, de mama y de próstata.

Con los rayos del sol el sistema inmunológico sale reforzado, desaparece el ácne, se produce un aumento de las defensas del organismo y desaparecen las depresiones.

Para concluir ni la tanorexia ni la tanofobia son buenas, todo tiene un término intermedio ese que en muchas ocasiones el ser humano se olvida de que existe y comete la atrocidad de poner en peligro lo más importante la salud. Tomar el sol sí pero con precaución.


 

 

 


broncerarse

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: