El origen de esta envoltura rellena, ha sido disputado por varios países de Latinoamérica, pero lo cierto es que no se le puede atribuir ciertamente a ninguno en particular, lo que si es cierto es que su origen es indígena. Diferentes variedades de tamales se han ido produciendo el casi todos los países de Latinoamérica, especialmente en México, Argentina, Perú, Chile, Bolívia, etc. También en Centroamérica y en países donde el maíz es una forma de alimentación que se pierde en la noche de los tiempos.

fotografia

Parece ser que el maíz salió de México, y se empezó a cultivar en muchos países, por lo que tal vez con la difusión de este, también se extendió la forma de hacer los tamales por el resto del continente. Los allázgos arqueólogicos encontrados en México, muestran el tamal como parte le la cultura en época prehispánica pues lo ofrecían en rituales y depositaban en tumbas.

fotografia

fotografia

El nombre más popular es el tamal, pero cambia de nombre según el país. En Chile, Argentina y Bolívia se llama humitas. En Venezuela , hallaca y toma otros nombres según el país, pero siempre es un atado con hojas de maís o plátano, que puede ser dulce o de carnes varias. No obstante, en ningún país se ve tanta diversidad como en México. Cada región y estado tiene ciertos tipos de tamales típicos de la zona. Una receta que resulta muy sabrosa, son los tamales peruanos, que no desmerecen en nada a los de México.

fotografia

Ingredientes:

1 cebolla grande

3 tomates

1 zanahoria

3 dientes de ajo

1 puñado de aceitunas sin hueso

2 huevos cocidos

hojas de maíz o de plátano

medio kilo de pulenta (preparado con harina de maíz y agua)

medio kilo de carne de pollo o cerdo

sal y aceite

fotografia

Preparación:

1º Las hojas se lavan con cuidado para que no se rompan.

2º Se prepara un guiso con la carne cortada en tacos pequeños, la cebolla picada,los tomates, zanahoria y ajos.

3º Cuando está listo se le añade la pulenta que ya se tiene preparada, se sazona bien de sal y se pone a cocer unos minutos todo junto.

4º Se forma el tamal poniendo un poco del guiso de carne y algo de jugo, una lámina de huevo duro y una aceituna. Se cierra y se amarra con un cordón especial para cocinar.

Se dejan reposar un buen rato y ya están listos para comer. Si se quieren mantener más templados, se ponen en una olla con algo de agua caliente hasta la hora de servirlos. Y...¡que aproveche...!

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: