Nuevas Tecnologias

Si hoy en día nos hablaran de colegios, institutos e incluso universidades sin ordenadores, acceso a internet, proyectores ni salas adecuadas para ponencias, nos parecería que estamos remontándonos a la prehistoria. Como todavía no podemos viajar en el tiempo, basta con que echemos la mirada atrás sólo unos pocos años para darnos cuenta de que muy pocos de estos centros disfrutaban entonces de estos medios.

Aunque no nos demos cuenta, en los últimos años las nuevas tecnologías han invadido nuestras vidas. Y esto no ha ocurrido sólo en la enseñanza, también en el sector laboral se utilizan un sinfín de equipos, herramientas y aplicaciones tecnológicas que hace años empresarios y trabajadores no hubieran podido ni imaginar.

En el trabajo, las nuevas tecnologías han conseguido que cada uno de nosotros estemos informados en todo momento de lo que ocurre dentro y fuera de la oficina, lo que realmente facilita y mucho nuestras tareas diarias. Somos más rápidos y flexibles en nuestras respuestas, o por lo menos así debería ser.

Sin embargo, yo me pregunto: ¿Quién nos ha enseñado a utilizarlas eficazmente? Parece ser que nadie cuando vemos, por ejemplo, el exceso de información que llega a nuestras bandejas de entrada.

¿Cómo es posible tener más de 200 e-mails diarios? ¿Por qué se me agota la batería del móvil todos los días?

A través de mi IPhone o BlackBerry puedo estar en la oficina cuando estoy con el cliente, estar con el cliente cuando estoy en la oficina y por último, estar en la oficina y con el cliente cuando estoy en casa y ya he finalizado mi jornada laboral.

¿Repercute todo esto en nuestro ámbito profesional y vida personal? Emplear el canal adecuado en el momento indicado puede agilizar nuestra vida diaria en ambos entornos y así, evitar convertirnos en esclavos de las nuevas tecnologías.

¿Por qué mandar 5 e-mails si puedes solucionar el problema con una llamada de teléfono? ¿Por qué figurar en copia de e-mails en los que no tienes nada que ver? ¿Por qué tienes contestar un viernes a última hora de la tarde cuando puedes hacerlo el lunes a primera hora con la cabeza bien despejada?

Como si de una droga se tratase nos conectamos a internet constantemente, consultamos nuestros correos, accedemos a las redes sociales aunque sólo sea para poner un "ME GUSTA" a un amigo, a una foto o a la mayor tontería que se nos pase por la cabeza.

El ordenador portátil ya forma parte de nuestro salón. Preferimos ver una película o serie, aunque sea con peor calidad en nuestro portátil, antes que en nuestro TV de plasma HD de última generación. Y sólo por el hecho de estar online.

Os hago esta primera reflexión para que abráis el debate, online y en red, acorde con la tecnología, como no puede ser de otro modo.

Xavi Díaz

Talentblog

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: