Tajinastes rojos cerca del Teide

TAJINASTES, un tesoro de la naturaleza

Tajinaste es el nombre genérico que se le da en el archipiélago canario a unas singulares especies de plantas, generalmente endémicas, del género Echium. En torno al volcán Teide, el pico más alto de España con sus 3718 msnm, viven tres de estas especies de tajinastes.

El tajinaste rojo (Echium wildpretii) es un arbusto sin ramas con una forma similar a una lanza que puede alcanzar, en algunas ocasiones, los dos metros de altura. Esta especie es endémica de las Islas Canarias y en particular de las cumbres de la isla de Tenerife donde se encuentra principalmente dentro de los límites del Parque Nacional del Teide en zonas de Las Cañadas como La Fortaleza o las laderas del valle de Ucanca. También es relativamente frecuente en el suroeste de la isla, concretamente, en Vilaflor así como en las zonas altas de Arico y Arafo. En La Palma vive la subespecie E. wildpretii trichosyphon, planta endémica de esta isla, cuyas flores presentan una corola rosa-violáceas/azuladas.

Es una planta bienal, tarda veinticuatro meses en completar su ciclo biológico. Durante el primer año produce un densa roseta, disposición circular de hojas en las que todas se encuentran a la misma altura. Las hojas de estos tajinastes tienen forma linear-lanceolada, de unos 30 centímetros de largo por 2 de ancho, son más espesas en la base y se vuelven más cortas a lo largo del tallo. Las flores de color rojo coral aparecen en el segundo año, forman su característica y distintiva inflorescencia erecta que puede medir de uno a tres metros de altura. Florece en primavera creando un espectáculo de color en el que los tonos oscuros de los materiales de origen volcánico contrastan con el rojo de los tajinastes en flor. Después de florecer la planta muere, dejando como recuerdo su erguido esqueleto que cae con el paso del tiempo.

Esqueleto de un tajinaste

Los tajinastes rojos son de las principales plantas utilizadas en Tenerife por las abejas para la producción de miel, por la gran riqueza de polen y néctar de sus flores. Generan una miel característica de un color muy claro, casi transparente con matices amarillentos. La miel procedente de los tajinastes se puede utilizar con alimentos a los que no se les quiere enmascarar su aroma y tiene su propia denominación de origen.

Los tajinastes tienen gran cantidad de polén

Menos vistoso y abundante que el anterior es el “tajinaste picante” (Echium auberianum). Estos tajinastes debe su nombre común a los pelillos de las hojas que producen cierto picor al tocarlos. Su inflorecencia es de color azul y apenas llega al metro de altura. A diferencia del tajinaste rojo no muere después de la primera floración y puede florecer durante varios años seguidos. También endémico de la zona de Las Cañadas su hábitat es diferente y más localizado, pudiendo observarse estos tajinastes tanto en los suelos de picón negro o en los suelos de piedra pómez.

Menos vistoso y abundante que el anterior

Estas dos especies no son los únicos ejemplares de tajinastes que podemos observar en en el parque nacional puesto que es posible la hibridación entre ellos, fenómeno frecuentre en otras muchas especies vegetales. Fruto de esta hibridación surge un tajinaste que presenta una inflorescencia casi tan alta como la del tajinaste rojo, pero con las flores de tonos azules y violáceos. Estos ejemplares son muy poco frecuentes.

Las dos especies de la zona pueden hibridar dando estos raros ejemplares

Los tajinastes carecen de depredadores naturales, pero que sin embargo forman parte de la dieta de animales introducidos como el conejo y el muflón. Esto supone un grave peligro para su supervivencia de estas plantas, los tajinastes, que constituyen un autentico espectaculo de color para nuestros ojos.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: