Tabaquismo

El  tabaquismo es considerado como una adicción peligrosa. En la mayoría de los casos se convierte en una de las principales causas de padecer graves enfermedades.

El tabaquismo, para quien lo padece, es una enfermedad crónica, esto se produce por su principal componente la nicotina considerada como la segunda sustancia capaz de crear más dependencia y adicción después de la heroína. Se le atribuye a la nicotina efectos antidepresivos y capacidad para aliviar la ansiedad. Por eso se cree que los fumadores recurren al tabaco cuando tienen un mayor nivel de estrés o cuando están sometidos a situaciones difíciles de controlar.

Clasificación de la enfermedad del tabaquismo

La forma en la que se mide la enfermedad y la incidencia que ésta tiene sobre las personas, se hace por la cantidad de tabaco que el fumador consume al día y por los momentos en los que se cree que fuma en mayor cantidad.

Se considera que hay tabaquismo leve cuando una persona fuma menos de veinte cigarros diarios  y suele esperar al menos más de media hora después de levantarse para encender el primer cigarro del día. Para que se produzca tabaquismo agudo los fumadores deben consumir más de veinte cigarros diarios y fumar su primer cigarro del día apenas unos minutos después de haberse levantado.

Peligros del tabaquismo

El tabaco influye en la salud de forma amplia y en muchos casos se puede considerar que sus consecuencias son graves. El principal riesgo que corre un fumador es el de llegar a contraer cáncer de pulmón.

Otras enfermedades que puede llegar a desarrollar un fumador son las que afectan directamente al sistema circulatorio, la hipertensión  o la insuficiencia cardiaca son habituales entre los fumadores. 

La nicotina está catalogada como un importante vasoconstrictor, puede provocar la disminución del grosor de las arterias y vasos coronarios lo que conlleva un aumento del ritmo cardiaco y de la presión arterial.

El corazón también puede verse seriamente afectado por el tabaco, en numerosas ocasiones se producen más infartos entre los fumadores que entre los no fumadores.

Las enfermedades que se pueden desarrollar en el aparato digestivo por los efectos del tabaco, son principalmente la úlcera o la gastritis. Y en ocasiones también pueden verse dañados, los dientes, la vista y el oído.

Cómo vencer la adicción al tabaco

Existen numerosos métodos para dejar de fumar, pero el primer paso que debe dar el fumador es tener el convencimiento personal de que quiere dejarlo. Para aquellos fumadores que tienen un alto nivel de adicción y realmente quieren dar el paso de abandonar el tabaquismo hay una serie de tratamientos  que pueden ayudarles a conseguir su objetivo. La terapia psiquiátrica, los parches de nicotina o la acupuntura son remedios a los que pueden acudir para abandonar el hábito de fumar. Si los anteriormente citados no ejercen los efectos deseados pueden acudir a tomar medicamentos como la Vareniclina o Bupropión que normalmente suelen resultar efectivos, aunque está claro que no tienen efectos milagrosos. Tienen un incoveniente y son sus efectos secundarios insomnio, dolor de cabeza, depresión hace que no sea aconsejable su uso.

Cuando se decide llevar a cabo el tratamiento elegido es importante tener una buena planificación y tratar de evitar situaciones que tengan relación con el tabaco, como tomar café o beber alcohol. Toda iniciativa que tome el fumador para dejar el tabaco será bien recibida por su entorno. 

 


 


 

 

 

 


cigarros, cigarros

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: