Tras el cuadro holandés, primera novela de la  escritora Sylvia Edo y La Equilibrista editorial está plagada de arte. Es también una novela curiosa y difícil de catalogar. A primera vista parece una novela de misterio, pero se nos indica que también tiene una gran carga de emoción sentimental.
La novela comienza con un personaje hastiado de su vida. A pesar de tenerlo todo en apariencia una buena posición una esposa amigos y una vida artística prolifica, se siente profundamente vacío. Nada de lo que tiene o siente consigue llenar su deseo de vivir. Un día, de pronto, encuentra un cuadro que remueve todos sus cimientos. Al contemplarlo, siente de nuevo toda la alegría de su infancia y se se decide a perseguirlo como a un unicornio dorado que pudiera escapar en cualquier momento.
Su obsesión es tal que planea robarlo, y aquí entra la trama de misterio. Tras seguirlo hasta Southampton, disfruta como un niño planeando cómo va a ser el robo. Conoce a una mujer exuberante que, a la par de aportar emoción, le relata la extrañísima historia que encierra el cuadro. Una historia que nos narra todas las manos por las que ha pasado hasta llegar a las manos del artista.
Sumergidos en ese mundo misterioso vamos viendo como Nicholas Elliot ha de enfrentarse a imaginar un sueño o a vivirlo. A desear algo imaginario o algo que existe.
Tendrá que tomar muchas decisiones complicadas y muchas equivocadas para encontrar el camino que realmente quiere seguir. Encontrar la manera de atrapar la felicidad presente no la pasada ni la futura, porque la felicidad no existe más allá de nuestro sentir de este instante y si la dejamos escapar se muere. Algo así como un juego continuo con una estrella fugaz que se atrapa, muere nuestras manos y vuelve a caer eternamente mientras queramos y sepamos buscarla.

Sylvia Edo relata en el prólogo del libro Tras el cuadro holandés su amor por el arte y cómo surgió la idea de la novela a través de una experiencia propia con un cuadro que vio expuesto en Londres. Tal vez no sea un intento vano buscar la felicidad dentro del ARTE. Tal vez una novela pueda enseñarnos cómo encontrar el camino.

Un libro de LA EQUILIBRISTA EDITORIAL, 2017

Colección narrativa: 254 páginas

Autor: Sylvia Edo

libro tras el cuadro holandés

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: