conflicto

¡SUSPENDE EL SEXO CUANDO EXISTA  CONFLICTO EN LA PAREJA!

La suspensión del sexo mientras exista maltrato y/o engaño, aparentemente es algo drástico hacer tal sugerencia. Sin embargo, tal vez es lo preferible y sano, tal cosa no es un castigo sino más bien una acción de auto-respeto. La práctica de la sexualidad en condiciones irregulares (o cuando hay conductas irregulares y faltas graves), es hacerse cómplice, como si celebras frecuentemente brindis con el socio comercial incumplidor, irresponsable y mentiroso en los negocios.

La tolerancia

Las gratificaciones carnales es mejor tenerlas postconflicto y no durante el mismo. No hay que olvidar que para compartir romance y placer erótico, previamente se necesita el bienestar emocional y físico, o dicho de otra manera; que la relación funcione. Por otro lado esto no significa abstención sexual, durante los pormenores de la vida en pareja, sino por el contrario la solución de aquellas situaciones graves y destructivas de la confianza y el respeto. Por supuesto son tolerables algunos errores que no conspiren seriamente con el noviazgo o la convivencia.

Lo que no se puede aceptar es la continuación con los mismos abrazos, besos e intimidad como si nada ocurriera, o sea en condiciones de engaños, abusos e infidelidades. Infortunadamente esto es más común de lo que parece. Se pelean y protestan todo el día, y hacen el amor de noche, luego el día siguiente repiten la misma acción. Reclaman explicación sincera, confesión de la culpa, arrepentimiento, compromiso de rectificación y demostración de actitud leal (4 fases), se disgustan por unos días y son recurrentes en la sexualidad, como una forma de reconciliarse y recuperar a la pareja.

Las cuatro fases

Sin haberse cumplido las 4 fases anteriores. El miedo a complicar las cosas y el ser sustituidos, disloca la tranquilidad y hacen “pasar la página” circunstancialmente recurriendo al sexo, como una manera de soslayar y tapar la crisis sentimental. En el entendido de que; con el tiempo sanarán las heridas emocionales y recuperarán la confianza perdida. Esto es de una parcialidad básica cierta, pero; sin terapia se corren riesgos de complicaciones y pases de factura. No son suficientes las promesas ni aún las buenas intenciones para superar las grandes desavenencias maritales.

Ni siquiera las disculpas (no es igual que el arrepentimiento). El fantasma que ocupa la mente del inhibidor del sexo, es que… suspender el sexo marital temporalmente- hace posible el sexo extramarital –No tiene porque ser así, pero nuestro temor y el miedo inconsciente (programación mental antigua), tiende una cortina de humo nublando nuestro raciocinio y sensatez produciendo un condicionamiento en nuestro proceder. Al tomarnos el miedo, perdemos el sentido común. Luego entonces ¿Qué es lo apropiado? Superar el grave conflicto de pareja mediante explicaciones honestas especificando causas, arrepentimiento, compensar daño emocional causado, hacer pactos, asumir conducta transparente, y de valorización hacia la unión de pareja.

Estabilidad de la pareja

Es importante estabilizar la relación. No tiene que durar demasiado (meses; mejor semanas), pero no de un día para otro. Grave sería mostrar más preocupación por la abstinencia sexual que por el conflicto marital. En otro orden de ideas la pareja afectada, no tiene porqué asumir conducta agresiva, pero si distante, mientras la irrespetan, Aunque son comprensibles las conductas defensivas, en estos casos. Sin embargo se sobreentiende la inapetencia carnal en etapas de decepción o malestar. No es recomendable practicar el sexo mecanizado o por compromiso. No está precisamente indicado. Hay que ser leal y fiel a uno mismo. No hay que darle la espalda a tus emociones y sentimientos para ceder ante lo erótico.

La búsqueda de soluciones

Es más, el fingir que todo marcha bien, retrasa la búsqueda de la solución. En cambio interrumpir la vida sexual, para reparar daños emocionales, es una actitud digna asumida por ambos, aunque siempre habrá protesta. ¿De qué otra manera pueden tomar en serio las crisis maritales, si continúan disfrutando como si nada estuviera pasando? No es un rechazo a tu pareja, es un rechazo al sexo, mientras dure el maltrato o el engaño. Ustedes saben que no es verdad que el sexo no es más que un ejercicio de “acostarse con alguien como un fin en sí mismo”, sino más bien una entrega afectiva que implica haber sanado y perdonado. No puedes tener sexo, y al día siguiente, decirle que no le has perdonado.

Es una contradicción. Es como divertirse y tomarse unos tragos con el socio mercantil, para acusarlo de ladrón al día siguiente. ¿Es esto razonable?


mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: