El sushi es un plato típico japonés que poco a poco se ha ido introduciendo en la cocina occidental hasta el punto de que hoy ya a nadie le resulta extraño. Pocos son los que todavía no lo han probado, pero la gran mayoría que lo hace, repite. ¡Y no es para menos! Pues se trata de un bocado delicioso y ligero, que puede presentarse enrollado en un alga nori, en forma de albóndiga o en un cuenco sin más.

En nuestro anterior goo os hablábamos de los beneficios de la comida japonesa en general. Hoy nos gustaría centrarnos en el sushi, un plato que se compone en su forma más básica de arroz y pescado crudo, pero que admite un sinfín de ingredientes adicionales como verduras, algas, huevas y salsas.

En Kendai sabemos que el sushi es un plato muy saludable, debido no sólo al valor nutritivo de sus ingredientes principales, sino también a su reducido tamaño y al hecho de que los ingredientes que lo componen no están cocinados o están simplemente hervidos.

Tanto el pescado como el arroz son ingredientes de muy fácil digestión. En el caso del arroz encontramos que se trata de un cereal rico en hidratos de carbono y que también aporta proteínas, por lo que, como el resto de cereales, posee un elevado valor nutricional.

En cuanto al pescado, para la elaboración del sushi suelen utilizarse pescados ricos en ácidos grasos omega 3 y omega 6, muy beneficiosos para el corazón, la circulación y de fácil digestión. El hecho de que no se cocine mantiene intactas su cualidades.

En el caso del maki (el sushi en rollito), hay que añadir además la presencia de un ingrediente de alto valor nutritivo: las algas, ricas en sales minerales como hierro, calcio, magnesio, fósforo, flúor o yodo, yodo, un oligoelemento que favorece el funcionamiento de la glándula tiroides, ayuda a metabolizar las grasas e (importante) mejora nuestra agilidad mental... ¿Será por eso que cuando alguien lo prueba siempre repite?

Imagen (CC): Flickr / kendaikjapanfood

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: