fotografia

La Catedral de Colonia (Alemania), recibe gran cantidad de católicos cada año para visitar el sarcófago que se encuentra en el altar mayor donde se supone se guardan las reliquias de los restos de los tres Reyes Magos. Barbarroja, apodo por el que era conocido Federico I de Hohenstanfen, emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, expolió la ciudad de Milán requisando todo lo que podía tener valor, entre lo que se encontraban las reliquias de los Reyes Magos que habían llegado a Milán en el siglo IV desde Constantinopla.

fotografia

fotografia

Estas reliquias se supone que fueron traídas por un religioso cristiano que después de muerto fue canonizado, San Eustorgio. El emperador Federico I llevó las reliquias a Colonia y se las regaló a Reinaldo de Dassel que ejercía en aquel momento de Arzobispo nombrado por él. Se guardaron durante muchos años y cuando en 1880 se terminaron las obras de la constucción de la Catedral de Colonia se colocó una gran arqueta gótica de oro macizo donde se supone que guardan en su interior las reliquias de los tres Reyes Magos.

fotografia

fotografia

Las reliquias de los Reyes Magos reciben miles de visitantes católicos cada año, pese a que nunca se ha sabido la identidad de los tres personajes, aunque si se asegura que hay ciertos documentos. No cabe duda que es la fe lo que hace creer que dentro del sacófago de oro de 350 kilos de peso y 2,2 metros de largo, revestido de oro, plata y piedras preciosas, con adornos de marfíl que representan a los tres Reyes magos, la Virgen y los Profetas, contiene los restos de los tres personajes que llevaron (según la Biblia) oro, incienso y mirra al niño que nació en Belén.

fotografia

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: