Al tomar la decisión de realizar una excursión a la cordillera, excursiones cortas, o concretar una expedición de unas semanas o simplemente ir de campamento. Los amantes del deporte al aire libre se preparan para vivir su excursión. Pero si no se adelantan a circunstancias de amenaza, el peligro los asaltará y los hallará desprotegidos. Así comenzaras tus momentos de supervivencia?

Tanto como para situaciones al límite de supervivencia, como para las salidas de campamento en la naturaleza sin complicaciones, los caminantes poseen un aliado incomparable, si, el "aliado" es emplear mejor el espacio de una mochila, de minimizar el peso de la misma, y de estar preparados para emergencias: los alimentos liofilizados.

En el pasado quedaron los tiempos donde subíamos un cerro de campamento, cargando con una mochila que supera 2 veces el tamaño y peso a nuestro cuerpo. Hoy conocemos un puñado de habilidades de supervivencia que nos permiten encontrar y emplear el agua que se encuentra en el medio ambiente sin problemas.

Con los alimentos liofilizados, el peso de nuestra mochila se reduce notoriamente, y aumenta el espacio disponible en caso de supervivencia todo será más fácil.

Los alimentos liofilizados son aquellos que le han extraído toda el agua. Los alimentos frescos son congelados a una temperatura muy baja para después ser disecada rápidamente. Recuerdo a la profesora Estebanit, especializada en supervivencia, enseñándonos cómo el agua se transforma de estado firme a vapor sin tener que pasar por ser líquida. Esta técnica mejora la disecación usual, pues elimina el 99 por ciento del agua, lo que aminora su medida y su peso a tan solo una porción fácil de manejar más que nada al ir de campamento.

Para hacernos una imagen, en un sobre de 15 x 15 cm, con unos ochenta gramos de alimento liofilizado, hay una vianda que nos suministra

más de 300 kal., lo suficiente como para 1/2 día de actividad física al límite. Y no se trata de una pasta de color blanquecino con la que quieren demostrar de que estamos comiendo un bife de chorizo. Estamos hablando de verdaderos alimentos con sabor definido, y se pueden combinar con otros alimentos disecados, un trozo de jamón y algo de aceite que le dan textura a nuestro plato.

Digamos la verdad: el proceso es moderno pero no nuevo. En mi casa, propia de la ciudad de Mendoza, en donde la escasa humedad y las temperaturas altas lo posibilitan, siempre hemos disecado pimientos, tomates, limones, uvas y otras frutas cítricas. Hemos aplicado de manera constante calor (el sol) de modo que la humedad deje del alimento y se desvanezca en un lugar seco.

Los alimentos liofilizados son similares a los conocidos como la leche o café, sopas en sobre, y hasta platos enteros de arroz y fideos con todos los chiches que quieras: morrones, panceta, carne, e inclusive una entera pata de pollo.

Los alimentos liofilizados están en paquetitos que se echan a la olla en agua hirviendo y al revolver brota tu comida cuando estas de campamento. Entre los alimentos más conocidos hay fideos con vegetales, a la bolognesa, al risoto, a la milanesa, etc.

Estos alimentos están envasados en sobrecitos de papel de aluminio, preparados para la luminosidad, altas temperaturas y las bajas temperaturas, por lo tanto se pueden preservar entre 18 meses y tres años. El sobre es resistente contra calor y también al frío, por lo tanto la rehidratación se hace allí mismo, aminorando volumen y espacio en el bolso con ollas típicas.

Estas ollas son especiales para conjuntos de alpinistas que establecen un centro de campamento, y desde donde salen a sus salidas de montañismo.

Y al estar repartidos en todos los escondrijos probables de tu bolso, pueden ser la diferencia nutricional entre vivir y morir en una circunstancia de supervivencia.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: