Según la teoría expuesta en este artículo, los niveles de superóxido dismutasa inciden en la frecuencia y en la potencia del acné. Por lo tanto, es necesario manipular la producción de esta enzima, a través de ciertos hábitos y alimentos que contribuyen en su elaboración.

Los niveles de superóxido dismutasa inciden en la frecuencia y en la potencia del acn

Según diversos estudios, las personas que producen más superóxido dismutasa (SOD) sufren menos del acné. La producción de esta enzima puede estimularse al regular el ciclo de melatonina y al tratar la malabsorción de carbohidratos. Estos dos puntos, según la teoría propuesta a continuación, resultan claves para combatir el acné, una enfermedad inflamatoria de la piel que padecen millones de personas alrededor del mundo. Si bien la misma se asocia a la adolescencia, la realidad es que persiste en muchos adultos, quienes podrían mejorar su condición a partir de algunos cambios en su dieta y en sus costumbres diarias.

Regulación del ciclo de la melatonina

Cuando la piel no produce suficiente SOD, se hace más probable el surgimiento del acné, tal como lo asegura una teoría que está ganando terreno en el mundo científico. Los queratinocitos producen aniones superóxido (O2-) como respuesta inmunológica frente a la bacteria Propionibacterium acnes, y, a su vez, la SOD cataliza la destrucción de los aniones. Si este proceso se frustra, los aniones restantes exterminan las células de la piel, lo que desemboca en una inflamación y en el bloqueo de las glándulas sebáceas, lo que a su vez hace brotar al acné. Cu-Zn-SOD es la forma de superóxido dismutasa que se utiliza para remover los aniones superóxido de la piel humana. Estructuralmente, Cu-Zn-SOD consiste principalmente de triptófano, cisteína, cobre y zinc. Sin embargo, la reacción química que produce Cu-Zn-SOD requiere abundantes cantidades de melatonina. La mejor manera de generar suficiente Cu-Zn-SOD es a través de un pico nocturno de melatonina. Para lograr este efecto, es necesario limitar la producción de melatonina durante el día, lo que requiere una exposición retiniana a la luz del sol sin ningún filtro. Esto envía una señal a las glándulas pineales para que detengan su producción de melatonina y, por lo tanto, ahorren triptófano, un precursor de la melatonina, para la producción nocturna de esta última. Además de la melatonina, existen otros nutrientes que aceleran la producción de SOD por los queratinocitos. Por ejemplo, el zinc combate el acné, como ha sido ampliamente comprobado, y es parte de la enzima Cu-Zn-SOD. El triptófano, por su parte, es esencial, porque el cuerpo no puede generarlo por su propia cuenta. Es usado por el organismo para generar serotonina, que luego se convierte en melatonina. La cisteína, al contrario, puede ser generada por el cuerpo, pero también puede adquirirse a través de alimentos comunes, como la cebolla, todas las carnes, el ajo y el morrón. Al mismo tiempo, cuando existe una deficiencia de vitamina B, el triptófano se convierte en una vitamina de este grupo, lo que vacía los niveles de triptófano.

Malabsorción de carbohidratos

La malabsorción es la fuente de muchos problemas de salud. Es un inconveniente en el canal alimentario, que se reconoce como una intolerancia a los alimentos o una malabsorción de fructosa. En casos de malabsorción, el canal alimentario no puede absorber totalmente los nutrientes. Por eso, aquellos que sufren de acné muestran poca variedad de nutrientes en su sangre. La malabsorción puede ser la causa detrás de una absorción insuficiente de triptófano en el intestino y de una reducción de los niveles de triptófano en la sangre. Los síntomas incluyen gas y diarrea, y para minimizarlos se recomienda alternar la dieta diaria.

Propuestas para un tratamiento del acné

A partir de la teoría del superóxido dismutasa, proponemos los siguientes pasos para tratar el acné. Primero, se debe regular el ciclo de la melatonina. Luego, se debe combatir la malabsorción, un objetivo bastante difícil, pero abordable si se logra evitar la fructosa y otros carbohidratos y si se ingieren alimentos solamente después de estar al aire libre y exponerse al sol. Comer en ambientes oscuros puede inducir a la malabsorción, algo que no sucede en ambientes más iluminados. Los azúcares deben consumirse en cantidades limitadas, incluso los contenidos en las frutas, y cuando se consumen estas últimas, siempre es mejor elegir las que contengan bajos niveles de fructosa, como las cerezas. Según el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, entre los alimentos con más fructosa que glucosa –y que, por lo tanto, se deben evitar– se encuentran: la sacarosa, las manzanas, las peras, el jugo de fruta, las sandías, las pasas, la miel y el jarabe de maíz de alta fructosa. Es recomendable, además, consumir una dieta antiinflamatoria rica en vegetales, carnes orgánicas y frutas con bajos niveles de fructosa. Esto garantizará que el organismo disponga de todos los nutrientes esenciales. También se aconseja tomar suplementos vitamínicos que aporten zinc y vitaminas del grupo B. Sin embargo, no se ha comprobado que el SOD ayude cuando se lo recibe como suplemento. En una última instancia, sí se puede recurrir a un suplemento de melatonina. Según los estudios que se han realizado al respecto, tras diez días de ingerir este suplemento, los niveles de Cu-Zn- SOD crecieron sólo un 3 por ciento, pero, luego de treinta días, los niveles aumentaron un 23 por ciento.

 

Revista Concepto Estético

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: