Supernatural es una serie estadounidense que salió al aire en 2005 y ya va por su onceava temporada. Un arduo camino recorrido por los Winchester, protagonizados por Jared Padalecki y Jensen Ackles. Los hermanos Winchester son cazadores de lo sobrenatural, poltergeist, demonios, vampiros, brujas, hombres lobo. Es su legado familiar desde que su madre es asesinada por un demonio de "ojos amarillos", desde ese momento, su padre John Winchester decide convertirse en cazador para encontrar el demonio que mató a su esposa Mary.

Sam y Dean son de carácter opuesto. Dean adora ser cazador, el rock, las mujeres, los autos y admira profundamente a su padre; Sam no quiere cazar más, tiene una relación complicada con su padre, quiere ir a la universidad, tener amigos, una vida normal. Decide irse a estudiar y por un tiempo logra alejarse del negocio familiar, sin embargo un día John desaparece en un "trabajo" y Dean recurre a Sam, le promete que será cosa de un par de noches, sin embargo no logran encontrar a John y cuando Sam vuelve encuentra muerta a su novia, de la misma forma que su madre murió. Entra de nuevo al juego, quiere vengarse. 

En las primeras temporadas, Sam y Dean recorren el país como agentes del FBI resolviendo casos de muertes extrañas, mientras intentan seguir la pista de su padre. Se enfrentan a diversas criaturas fantásticas proveniententes de diversas culturas, a mitos urbanos, leyendas, fantasmas. Todo el camino de la primera temporada les prepara el terreno para enfrentarse a "ojos amarillos", quien les complica bastante el terreno, convenciendo a John de hacer un trato para salvar la vida de Dean.

 

Supernatural, hermanos

Cuando Sam y Dean empiezan a cazar juntos, empiezan a entenderse mejor y estrechan sus vínculos. Aunque sólo es temporal, las circunstancias que vivirán después les harán tomar decisiones inexorables que irremeidablemente los alejaran. Como cuando Sam decide trabajar con la demonio Rubi, para tratar de romper el pacto que Dean habia hecho con un demonio para revivirlo. Dean siempre habia tenido ideas muy concretas sobre lo que era el bien y el mal, y cuando esos matices empiezan a darse, enloquece, y comienza a cuestionarse cómo se maneja realmente la dualidad bueno y malo. Pero también Dean duda de la capacidad de Sam para luchar contra la oscuridad que guarda en su interior, por lo que tiende a sobre protegerlo.

En la cuarta y quinta temporada la trama se complica, pues aunado a la historia de los Winchester, surge una paralela. Se descubre que "ojos amarillos" era parte de algo más grande en donde hasta entonces ellos habían sido sólo peones. Quiere desencadenar el Apocalipsis; y es aquí cuando entran a escena ángeles y arcángeles, a veces más despiadados que demonios, que tienen como objetivo impedir que los Winchester detengan el Apocalipsis, pues está destinado a suceder. Todo esto hace que Sam y Dean se cuestionen aún más los límites entre el bien el mal, dándose cuenta de que cada vez son más tenues.

 

Sam, Dean, Bobby

Durante toda la serie Sam y Dean han tenido que renunciar en muchas ocasiones a sus seres queridos y amigos, por lo que cada vez están más solos, teniénndo sólo a ellos mismos, lo cual explica que sus mundos se desmoronen cuando se empiezan a dar cuenta que no pueden confiar el uno en el otro. Son testaturudos y dificílmente están de acuerdo, pero tienen un vínculo muy fuerte, que poco a poco se convierte en motivo de tensión, pues en sus intentos por salvarse el uno al otro, empiezan a cruzar los límites y provocan la muerte de seres queridos, lo que le traerá muchos problemas a su relación.

Los elementos que han hecho que esta serie haya llegado hasta su onceava temporada son varios; uno de ellos la psicología de sus personajes, la compleja relación de Sam y Dean en un primer momento, junto con Bobby, quien fue como su segundo padre, Castiel, el ángel que rescata a Dean del infierno la primera ocasión y se convierte en un amigo cercano, y no podría falta claro Crowley, al inicio un simple demonio que termina convirtiéndose en el Rey del infierno, personaje bastante singular y divertido. El humor es sin duda otro gran elemento de este serie, los productores hacen que los personajes se rían mucho de sí mismos. Hay este capítulo cuando Dean pierde su valor y absolutamente todo lo asusta, es hilarante, incluso Jensen Ackles quien lo protagoniza dice que ese fue su episodio favorito justamente por el contraste con la personalidad del Dean habitual.

En la décima temporada se vuelve realidad uno de los temores de Dean, la oscuridad se apodera de él, aunque no es él enteramente, es la marca de Caín. Sam enloquecerá tratando de regresarlo a la normalidad, para ello nuevamente cruzará los límites y Dean no se lo perdonará, está cansado de todo eso, sin embargo, el vínculo que aún le queda con Sam, podría ser la clave de todo. Habrá que esperar a ver qué nos depara la onceava temporada.

Sam y Dean conversando

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: