Superman Vrs Batman, es una de las recientes películas, que resultan imperdibles de ver con mi hijo; lastimosamente ha sido, una de las películas más malas que hayamos visto de esta saga de superhéroes, que lo han cautivado desde que era un pequeñito.

En primera instancia la expectativa acerca del cambio de actor que interpreta a Batman, de Christian Bale por Ben Affleck, no resulta nada impactante, ya que el actor ni se nota, en medio de un personaje bastante soso, e incoherente.

Nos encontramos con que Batman quiere aniquilar a Superman; al ser una de las aristas centrales del argumento, se presenta con una consistencia, ni clara, ni contundente, y peor aún, con una resolución al conflicto, mágica; en un solo instante, de patética evocación materna, se resuelve la infamia asumida por BATMAN, en contra del legendario superhéroe.

No se entiende de dónde supone Batman, al ser también él mismo desacreditado por la prensa del momento, tener bases sólidas, para asumir que Superman es en realidad, una amenaza para el mundo; siendo la propuesta central del argumento de la película tan floja, desbarata de entrada, el andamio mismo de sentido del relato.

En esta versión, se intentan una serie de debates morales, acerca de la figura de SUPERMAN en el mundo; debates que ponen sobre la mesa el paso del juego en la fantasía, que implica para un niño un superhéroe, a un intento de realidad adulta, que escabulle la magia de personajes míticos que sin mucha filosofía, sin por ello carecer de un contexto, han sostenido por décadas la pasión infantil por un superhéroe. 

Planteándose la película, para un público diferente al que tradicionalmente se adhiere a ellas: esencialmente los niños, para quienes un SUPERHEROE, no requiere mayores demandas, que la de la sorpresa y expectacularidad de su aparición, con algunos bordeamientos heroicos con la humanidad.

Podríamos pensar que para las nuevas generaciones de expectadores, hay una pérdida en esa idea, y en la función interna de la figura de un superhéroe, para pasar a tramas más densas, más racionales, que adultizan, la jugarreta emocional que maravilla, en la identificación con héroes de fantasía.

De los principales vacíos de la película, podría decirse que es la falta de fuerza del perfil, propuesto para Batman; falta de fuerza en la esencia de la historia que se plantea para este personaje. A punto que en la escena definitiva de la película, mientras Superman salva al mundo, Batman parece escondido detrás de una roca, sin recursos, ni participación; interviniendo más la mujer maravilla que él.

La película plantea, demasiados personajes variados; una senadora que lidera ciertos debates, sin ganar protagonismo; un lisiado que culpa a Superman por su lesión, que no aporta nada a la trama; Zod, el traidor kriptoniano, sin ninguna evocación importante en el argumento, más que la de crear la criatura para una batalla final, pero sin la coherencia de la misma idea, propuesta en Hulk por ejemplo;  un Lutor sin la historia que le da su importancia, la de la amistad inicial con Superman; la aparición de una mujer maravilla sin ninguna claridad de por qué aparece en medio de la historia, cuyo sentido parece es más el de preparar el terreno para la próxima saga de la liga de la justicia, sacrificando en él, la cohesión de la historia.

Demasiados personajes sin interacción fuerte entre ellos, más como pequeños squeich que se van resolviendo, sin mucha emoción, ni conexión, con el público.

Una falta imperdonable, es la manera en que en este episodio, se desaprovecha la presencia de un señorazo actor como Jeremy Irons, quien desempeña a Alfred, sin ton, ni son.

Tantos personajes sin fuerza, llenan la película de aristas sin secuencia; casi repitiendo, la tortura de Transformers 4, en la que la película parecía acabar y volver a empezar, como una pesadilla, que una y otra vez se reinicia, perdiendo tajántemente su encanto.

Se sigue llevando la bandera, en producción, argumento y magia, el grupo de Marvel; al proponer películas con mayor coherencia, cuidando la esencia primaria de los personajes y la naturaleza básica de la figura de superhéroe, lo que les otorga un estilo familiar a los personajes, como el caso de Iron Man; las películas de este superhéroe, además de contar con el más sexys de los sexys, el señor Robbie Downey Jr, es detalladamente coherente, sorpresiva, graciosa, con la expectacularidad y drama a la medida, manteniendo una secuencia y cohesión, que como en un buen cuento encanta al expectador.

DC, lamentablemente apostó y perdió en la riqueza y peso de una historia, que atrapa la fantasía de generaciones de seguidores. En el intento de replantear sus personajes de antología, e intentar modernizarlos, descuida la magia que tuvo su encanto por décadas, en personajes con los que crecimos, y que se presentan ahora tan desconocidos y agotados; con giros y cambios, que hacen difícil recordar, cuál era su encanto.

Superman Vrs Batman

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: