fotografía corazón

No es fácil superar una ruptura sentimental. De pronto, el mundo se hunde bajo nuestros pies, y nos vemos incapaces de seguir adelante sin esa persona que, hasta hoy, había ocupado un lugar preferente en nuestra vida.

Después de una ruptura, hay un proceso de duelo, igual que cuando perdemos a un ser querido. El paso del tiempo es un poderoso aliado, pero no es cierto, como dice la famosa frase, que el tiempo todo lo cura: muchas personas no logran superar, a pesar del paso del tiempo, una ruptura sentimental, y la tristeza, el odio o el resentimiento se instalan para siempre en ellos inevitablemente, afectando de forma negativa a una nueva relación sentimental.

¿ Amor o dependencia?

Todos los seres humanos buscamos la felicidad, ese estado de equilibrio y bienestar que consiste en sentirse bien, satisfechos con nuestra vida, a pesar de los momentos de dureza y sufrimiento que inevitablemente nos tocará pasar.

Y esa felicidad, limitada y frágil, la podemos alcanzar si nos planteamos unos objetivos, unas metas, que nos proporcionen satisfacción en todos los ámbitos de nuestra vida: formarnos para obtener un trabajo que nos motive, cultivar buenas relaciones de amistad, tener aficiones que llenen nuestras horas de ocio, mantener una buena relación sentimental...El problema surge cuando muchas personas, en lugar de buscar su propia felicidad, la ponen en manos de otra persona, alrededor de la cual hacen girar toda su vida, descuidando otros aspectos que ayudan a alcanzar ese grado de satisfacción con la propia vida, que es lo más parecido a la felicidad: Nunca se plantean cambiar de trabajo, o estudiar, sea cual sea su edad, para mejorar profesionalmente. No disfrutan de ninguna afición si no está relacionada con su pareja, y sus planes de futuro sólo contemplan opciones compartidas. No importa un trabajo insoportable y mal remunerado, ni haber dejado aquella afición que tanto les llenaba...Estar con esa persona, planificar los fines de semana minuto a minuto juntos, llamarlo continuamente al móvil...su mundo se reduce a su relación, y se olvidan de su propia vida.

Superar una ruptura cuando existe dependencia:

Este tipo de relaciones, en las que existe una gran dependencia emocional, la sufren más las mujeres que los hombres, por una cuestión cultural, porque durante muchos años se les ha inculcado a las mujeres la idea de que casarse, y formar una familia, es lo más importante en su vida, el único camino hacia la felicidad.

Esta dependencia emocional causa un gran sufrimiento cuando se produce una ruptura sentimental. Porque la persona que ha vivido siempre pendiente de su pareja, descuidando otros aspectos importantes de su vida, cuando termina la relación, se da cuenta de que no tiene proyectos, ni ilusiones, ni planes para seguir adelante.

Por ello es importante evitar las relaciones de dependencia, examinando todos los aspectos de nuestra vida que podemos mejorar, entendiendo las relaciones entre dos personas como una opción para compartir nuestra vida, de la que solamente nosotros somos responsables.

Actualmente, contamos con la ayuda de las nuevas tecnologías e Internet, que ofrece la oportunidad de mejorar nuestra vida en todos los aspectos, abriendo un mundo de posibilidades para las mujeres, al permitir una mejor conciliación de la vida laboral y familiar: formación universitaria on line, trabajar como redactoras en blogs y portales especializados, abrir una tienda virtual o vender artículos en redes sociales, cultivar aficiones como las manualidades, la cocina o la fotografía...son opciones que nos permitirán mejorar muchos aspectos de nuestra vida, y disfrutar además de nuestro tiempo libre sin depender para ello de esa persona a la que hacemos responsable de nuestra felicidad.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: