mujeres envidiosas

La envidia la puedes y debes cambiar por admiración. Es la única manera para superar ese pequeño problema que tienes: ser envidioso.

Te parecerá imposible, pero debes obligarte a admirar hasta que consigas hacerlo como sistema. Odias a tu prima y envidias su vida feliz. No la envidies, admirala. Odias a tu vecino y envidias el coche que ha comprado. No lo envidies, admiralo. Tú también puedes ser como él, un ejecutivo agresivo al que le llueven las comisiones en su empresa y puede comprarse un coche de Seat último modelo.

La envidia sólo destruye al que la siente hacia los demás. Te atrofia, te detiene, te impide ser una persona de éxito en la vida. Deja de pensar en los demás de manera negativa y pontelos como ejemplos a seguir. Seguro que lo consigues.

Mi suegra pudo superar su envidia hacia la amante de mi suegro cuando empezó a admirarla. Ella también podría encontrar otro hombre con dinero que le regalara joyas. Se lío con un músico de la Ópera y la llena de regalos. Mi suegra volvió a ser feliz. Atrás queda aquella mujer amargada que no nos dejaba vivir con sus lloros por haber sido abandonada por el padre de sus tres hijos cuando había cumplido los setenta años.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: