suicidio

¿Es el suicidio una solución?

Algunos en apariencia son personas simpáticas, agradables, sociables. Pero detrás de sus innegables encantos se oculta una profunda tristeza, que los hacen sentirse seres inútiles, inservibles, como entes invisibles que no tienen un proyecto de vida, para optar a una calidad de vida que los satisfaga o les sirva para que los demás los tomen en cuenta, en el fondo resienten de la inatención de los demás, porque; necesitan de la aprobación del mundo que los rodea.

Podrían llamarse Elena, Ramón, Esteban, lamentablemente ellos forman parte de una parte de la humanidad que están inconformes con la vida que les ha tocado vivir, esto los hace sumergirse dentro de un submundo opaco, oscuro, escondido dentro de ese laberinto íntimo que se han fabricado con sus inconformidades y resentimientos oculto para el resto del mundo.

Una de estas personas en un momento dado ha dicho; que no pasa un momento de su vida sin que piense en morirse –acota – que el mundo sería un mejor lugar sin mí- abunda- que jamás se quitaría la vida, pero; no encuentra razones para seguir viviendo. Prosigue diciendo- que su mayor deseo es tener un accidente y morir- termina- Para mí la muerte es una amiga, no; una enemiga-.

Hay muchas personas que se sienten como ella, y algunas de ellas han pensado, o inclusive intentado terminar con sus vidas. Sin embargo dicen los expertos; lo que realmente buscan estas personas, no; es acabar con su vida sino; con sus sufrimientos. Creen que existen razones para morir y lo que realmente necesitan son razones para vivir.

recriminación

Entonces; ¿vale la pena seguir viviendo?

Por supuesto que sí. Examinemos tres razones que nos demuestran que sí. Generalmente piensan algunos que; el suicidio es una solución permanente para un problema temporal. Aunque les cuesta trabajo creerlo- las situaciones de angustia- hasta las que parecen estar fuera de control- pueden ser transitorias o mejorar de improviso, Lo que demuestra que las cosas pueden cambiar

¿Y si no cambian?

De todas formas lo mejor es afrontarlas, pero; poco a poco. Nunca piensen en el día siguiente, porque el día siguiente tendrá sus propias características. Suficiente para cada día es; su propia angustia.

Es posible que esté afrontando una enfermedad crónica, un matrimonio fracasado, la pérdida de un ser querido o cualesquiera circunstancia sin solución. ¿Qué puede ayudarlo en esta circunstancia?

La aceptación de que existen cosas que no podemos cambiar y concentrarse en las que si se pueden cambiar, con su forma de enfrentarse a las dificultades. Así; se podrán ver las circunstancias desde una perspectiva más positiva. Por caso, es posible que haya formas de enfrentarlas y manejarlas, en vez de pensar en soluciones drásticas como el suicidio. Al final verá que existe una posibilidad cierta de controlar, hasta cierto punto, circunstancias que parecían fuera de control.

Para recordar

Cuando un problema es muy grande, trate de superarlo poco a poco. Como subiendo una montaña, paso a paso. Puede hablar con un familiar o amigo sobre una situación de extrema gravedad. Es posible que esto pueda ayudarlo a ver las cosas más equilibradas. Existen estudios que precisan que por cada persona que se suicida, hay 200 que lo intentan y 400 que lo han pensado. “The Gazette, Montreal (Canadá)”

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: