problemas

Suicidio como respuesta a los problemas personales

SUICIDIO, auto perjuicio, es el acto de poner fin a la propia vida. Se acabó. No más sufrimiento, no más problemas ni angustias…

Es una decisión que toman muchas personas a diario, una decisión aparentemente fácil y como única vía escapatoria a todo lo que le perturba a quien la toma. Una respuesta rápida que demuestra impaciencia y poca fuerza de voluntad. Para hallarse en una situación así, la persona ha pasado previamente por un proceso psicológico que le lleva al suicidio como acto premeditado.

El suicidio es un grito al cielo pidiendo AYUDA.

problemas

Este proceso premeditado con la conclusión del suicidio como único objetivo capaz de ponerle fin a lo que ha provocado dicho proceso se basa en un punto determinante, un causante de la situación frustrada en la que se haya la víctima. Sí, víctima de la sociedad, de una serie de problemas sin resolver, víctima de sí mismo por no saber cómo resolver su situación personal, víctima por no saber o atreverse a pedir ayuda. El individuo se encuentra en un estado de frustración absoluta y ha perdido toda noción de pensar con claridad. Ya todo da igual, se pierde cualquier valor que impulse a seguir viviendo y luchando.

problemas

La vida es una lucha, un camino que recorremos y nos tropezamos con una serie de impedimentos en él, los que llamamos “problemas”. Problemas, impedimentos, tempestades y huracanes que se presentan a lo largo del viaje llamado vida. Para estos temporales hay que prepararse bien, hay que combatirlos.

problemas

El suicidio es un acto cobarde, una forma de huir de estos problemas en lugar de plantarles cara. Además, es un acto egoísta, ya que el suicida deja atrás a unos familiares que siguen queriéndole y muchas veces no están conscientes del mal, siguen ahí dispuestos a ayudar y apoyar, de brindar esta mano que tanto hace falta en ciertos momentos. Relegamos el dolor y las decisiones. Pero no hay problema que no se pueda solucionar. Una mente o vista obtusa que no nos deja ver la salida o el horizonte al final del camino no justifica la inexistencia de una salida. Nadie se ahoga en un vaso de agua.

problemas

En psiquiatría y en la psicología se ha estudiado el suicidio como una situación mental que puede ser corregida mediante tratamientos terapéuticos llevados a cabo por los profesionales que nos indican todas las posibilidades tras un análisis de la situación. Lo único que hace falta para ello es encontrar el valor de pedir ayuda. Estar dispuestos a reconocer que necesitamos ayuda y aceptarla cuando se nos brinde.

Reconoce el problema.Pide ayuda a un familiar, amigo, vecino, un profesional…Acepta el consejo de los demás.

La vida es un regalo de Dios, de la Naturaleza, es única y corta. Nuestra forma de agradecer este regalo divino es cuidándola y cuidándonos, luchar y vivirla plenamente. La paciencia es una virtud imprescindible que debemos aprender para fortalecer nuestra personalidad y así podemos desechar el suicidio como única salida posible.

Hay muchos lugares a los que podemos acudir en ayuda que podemos elegir cuál es la forma que más nos conviene: la familia, una amistad, un profesional (psicología y/o psiquiatría), la religión… la Biblia misma nos ofrece mucho apoyo y pasajes para infundirnos fuerza espiritual. La Naturaleza es un perfecto lugar de reflexión y de recibir energía positiva y un bálsamo para nuestra mente y alma. 

problemas

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: