sensual

La sugestiva y divina sensualidad

La palabra sensualidad proviene del latín “sensualitas”. La sensualidad viene a ser; la habilidad o facultad que poseen algunas personas, la cual provoca o expresa una reacción emocional de otra, es decir; una persona posee sensualidad, si produce o desencadena una atracción en los sentidos de otra persona. Otra de sus acepciones expuesta por la real academia (RAE), es la propensión o querencia extraordinaria a los placeres de los sentidos.

Muchas otras opiniones expresan que, la sensualidad no es un instinto, si no algo que se adquiere en el trascurso de la vida y, para poder ser una persona sensual, es necesario estar conformes con nuestra personalidad e interior, tener autoconfianza y sentirse conforme y orgullosos de su forma de ser.

¿Cómo poder ser sensual?

La sensualidad es una facultad o habilidad que posee el ser humano que; lejos de ser un instinto, es algo que se aprende. Sin embargo para poder ser sensual se necesita estar en armonía con nuestro interior, sentir confianza y/o sentirse bien con tu forma de ser.

Comúnmente, las personas acostumbra a endilgarle a la mujer la sensualidad y, al hombre la sexualidad. Más, verdaderamente es, que ambos tienen una porción de cada uno en su personalidad, tal como, los dos comparten lo masculino y lo femenino en su ser. Esta clasificación es errada, en realidad se debe a los condicionamientos sociales y culturales, los cuales inhiben o potencian una serie de conductas, según se trate de una mujer o un hombre.

sugestiva

Lo sensual algo para explorar

Lo cierto es que; tanto los hombres y las mujeres pueden explorar su sensualidad. Entre otras cosas lo ideal es que el hombre comprenda que ser sensual no implica ser afeminado, si bien es cierto que la sensualidad femenina es más delicada, evidente y aceptada por la sociedad, el hombre posee su propia manera de expresarla; ser viril, galante, caballeroso y educado, son; algunas características que todo hombre sensual debe poseer.

Por cierto, cuándo de vida en pareja se trata, la sensualidad debe estar completamente vinculada a la sexualidad, puesto que la primera tiende a la innovación, despierta curiosidad, estimula la imaginación debido, a que no es tan limitada como la sexualidad, es decir; se complementan realmente.

La sensualidad y los sentidos

La sensualidad incorpora los sentidos, por supuesto; vista, gusto, tacto, olfato y oído y la infaltable espiritualidad. La principal función de estos sentidos es, tender puentes con el mundo a nuestro rededor. Pero; si sabemos cómo utilizarlos, se pueden convertir en el arma perfecta para despertar pasiones y tener éxito en el arte sublime de las relaciones amorosas, pues una mirada sugestiva, un dulce suspiro al oído o una caricia en el lugar preciso, pueden decir más que un millón de palabras.

Recapitulando; la sensualidad es algo para ser explorado por hombres y mujeres. A la mujer se le hace más fácil la práctica de esta facultad/habilidad, siendo femenina, delicada…, estos seres sensuales irradian estímulos, que son capaces de conmover una roca, tal es su fuerza y encanto. Pero; no termina allí, sino que también saben percibir y gozar totalmente de estas manifestaciones y placeres recibidos. Esta preciosa sensualidad que se transmite puede, provenir y/u originarse, del interior, que viene de los pensamientos y sentimientos, energía sexual…

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: