Ya que soy un romántico innovador… y quería que el momento especial que se vive al saber el sexo de nuestro futuro hijo fuese de manera íntima, en familia y no en la clínica con la radióloga, se me ocurrió lo siguiente:

Primer paso

Le solicitamos a la radióloga que al ver ella el sexo, que no nos dijera, sino que por favor lo escribiera en la tarjeta que le llevamos y que la pusiera dentro del sobre.

Mi señora diseñó una tarjetita muy especial y linda (porque ella es especial y linda).

La radióloga sonrió y le pareció una muy buena idea, y además ella recortó una copia de la impresión de la ecografía y la pegó en la tarjetita.

Segundo paso

Llegamos a nuestro hogar, instalamos la cámara de video frente a nosotros y antes de abrir el sobre le dirigimos algunas palabras a nuestro hijo o hija…

Cuando abrimos el sobre, fue de una alegría inmensa. Nos abrazamos, besamos y se nos llenaron los ojitos de lágrimas. Y ahora que sabíamos que era varoncito, le mencionábamos por su nombre (Cristóbal Alonso).

Tercer paso

Regresamos la tarjetita al sobre, lo cerramos e invitamos a nuestros suegros y familia más directa a cenar. También instalamos la videograbadora y todos dejaban su mensaje y pronóstico que iba a ser mujer, que iba a ser hombre, y muchas frases bonitas que quedaron registradas en ese video.

De este modo, Cristóbal hoy a sus 3 años de edad, al ver el video, se ha dado cuenta de lo mucho que es amado y que siempre fue un hijo deseado. Y se lo seguiremos mostrando cada cierto tiempo. Debido a que cada vez que vemos este video nos trae gratos recuerdos y nos motiva a seguir disfrutando de nuestro hogar de amor, además de ayudarnos a superar cualquier conflicto que estuviésemos enfrentando como familia.

Espero que esta sugerencia sirva a muchas personas a ser tan o más felices de lo que nosotros fuimos en esos instantes que supimos de manera íntima, en familia, el sexo de nuestro amado hijo.

 

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: