Este poema, pertenece al afamado poeta español RAMON DE CAMPOAMOR, nos muestra esa dicotomía existencial de sufrir y vivir, vivir y sufrir, de como el Amor despierta sentimientos encontrados.

Maldiciendo mi dolor,

a Dios clamé de esta suerte:

"Haced que el tiempo, Señor,

venga a arrancarme este amor

que me está dando la muerte".

Mis súplicas escuchando,

su interminable camino

de orden de Dios acortando,

corriendo o más bien volando,

como siempre, el tiempo vino.

Y: "Voy tu mal a curar",

dijo; y cuando el bien que adoro

me fue del pecho a arrancar,

me entró un afán de llorar

que aún, de recordarlo, lloro.

Temiendo por la pasión,

penas sufrí tan extrañas,

que aprendió mi corazón

que una misma cosa son

mis penas y mis entrañas.

Y feliz con mi dolor,

gritó mi alma arrepentida:

"Decid al tiempo, Señor,

que no me arranque este Amor,

que es arrancarme la vida".

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: