La suerte es la actitud

La suerte hay que ir a buscarla, sola no va a llegar

Hay personas que piensan que si no nacen con suerte nunca podrán tener nada. No pueden estar más equivocadas.

En la actualidad todo es cuestión de actitud, todo depende de la actitud que se tenga o de la actitud que se quiera proyectar. Es algo que se debe trabajar a diario, para poder enfrentarse a todas las situaciones que se puedan presentar. 

¿Existe la suerte?

Si se tiene en cuenta el concepto de suerte, muchas personas dirán que no, que la suerte no existe. Suerte es lo que cada uno espera que le suceda, sea bueno o malo. La buena suerte es la que siempre favorece, mientras que la mala es la que perjudica. Ambas están fuera de lo que cada uno pueda hacer o no, cuando llegan lo hacen casi de forma caprichosa. 

Son muchos los que quieren tener buena suerte sin salir a buscarla, pero es que no es suficiente con tener ilusión hay que trabajar y estar dispuesto a cambiar algunas cosas y sin eso no basta,también hay que cambiar el modo de hacerlas. Es cuestión de actitud.

Preparar el camino para la buena suerte

Siempre que se va a empezar un proyecto nuevo, se tiene toda la ilusión del mundo también cuentan las expectativas que cada uno se haga, del mismo modo también están los riesgos que tienen que afrontar, aunque a veces no todos están dispuestos a asumirlos. 

Se trata de llegar al final sin tropezar demasiado. Y para ello la actitud de quien decide emprender ese nuevo camino es vital; ya que es seguro que en más de una ocasión aparecerá el desanimo que será el que intente ganar. Para ello lo primero que se debe cambiar es la forma de ver la vida, sobre todo en aquellos que piensan que nunca han tenido buena suerte o que nunca la van a tener.

Cada nuevo proyecto o cada nuevo paso que se da es una oportunidad, un reto que debe tomarse como una especie de juego y no una carrera o competición en la que hay que llegar el primero. 

Preparar ese camino para la buena suerte no es quedarse sentado a esperarla, tampoco se trata de buscar un talismán que ayude a conseguirla. Es actuar y saber que todo lo que se haga para conseguirla tiene su valor. Si se hace lo que se quiere hacer, el azar deja de ser importante, puesto que uno mismo ya se está creando todo lo que pueda llegar. Solo cuenta una cosa, la actitud y si esa es positiva se tiene mucho terreno ganado. 

 

 

 

 

 


la suerte es la actitud

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: