Un anciano, sabio en la soledad de su Otoño, esparce sobre la mesa de viejo nogal,un pesado mazo de naipes. Èl intenta que las cartas hagan màs llevadero el gris de su interminable Otoño, en ellas espera ver una nueva primavera, y que con ella llegue otro año màs que prolongue su gastada vida...el mazo se desparrama cruel e incierto, y como un destello de esperanza...queda boca arriba esa carta...la de siempre...la que nunca dice la verdad, la que solo alberga su inventada fantasìa. Un Otoño que se irà pronto gracias a la suerte de una buena carta....

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: