SUEÑOS CON UN SIGNIFICADO


ANA, una niña alemana de unos nueve años de edad, se encuentra en el patio de su colegio. Es la hora del recreo. En lugar de jugar con los demás niños de su clase que correteaban y vacilaban, se queda sola y observa, nada más observa su entorno. Delante de ella, se abre el patio grande, rectangular, largo hacia el fondo, y cercado. Detrás de la valla, parece que no hay nada más que un campo abierto. ANA siente un gran vacío y tristeza. Además de los niños jugueteando más al fondo del patio, se encuentran unas monjas paseando alrededor, sumidas en su conversación, mientras vigilan sus alumnos. Vigilan a todos, menos a ella. ANA se siente sola, aislada. ¿Qué hago yo aquí? No se siente parte de lo que está viendo ni viviendo.

Ella se voltea y deja la imagen del recreo a sus espaldas. Ahora observa el edificio del colegio, uno alto de unas cinco plantas y de color gris, tan gris como el tiempo nublado de ese día. Como todo a su alrededor y como toda su vida hasta entonces. A la izquierda del edificio escolar se encuentra la reja con la puerta de entrada media abierta al patio. Como ANA está sola y nadie se percata de su existencia, decide acercarse a esa reja para ver qué hay detrás de ella. No recuerda haber salido nunca por esta puerta y está curiosa por saber qué hay ahí afuera. El edificio alto y gris es su colegio y su casa. Vive en este internado. Nadie parece acordarse de ANA, y así puede avanzar tranquilamente hacia esa reja que atrae toda su atención. La puerta media abierta le permite asomarse para ver al otro lado, por fuera del recinto en el que se encontraba. Delante de ella se abre una carretera asfaltada, vacía, sin señalizaciones ni tráfico, y nada más que árboles por ambos lados y detrás los campos abiertos. Ana mira hacia la izquierda hasta el fondo, pero no se ve nada más que la carretera que se pierde en el horizonte, y los árboles que dan su sombra. ¿Adónde llevará este camino? Curiosa por conocer la respuesta, la joven mira hacia el infinito. En este momento despierta y se encuentra en su cama. ‘Simplemente un sueño’ pensaba y así mismo se levantó y se sumergió en sus actividades y obligaciones diarias. Pronto había olvidado lo que había soñado aquella noche.

Pasó el tiempo, tal vez unos tres años más, y el sueño se repitió. Cuando Ana se volvió a despertar de él, se acordó de que ya lo había soñado una vez. El mismo sueño, con el mismo final. Esta vez se quedó unos minutos más en la cama. ¿Tiene algún significado? ¿Se irá de viaje? ¿Debe tomar una decisión? Pero también esta vez, como la vez anterior, Ana se quedó con la duda y la curiosidad. Y así como la primera vez, también en esta ocasión se volvió a olvidar del sueño, aunque esta vez tardó un poco más.

Pasaron otros tres años más cuando, de repente, ANA tuvo que despedirse de sus amigas que tenía, porque se iban a mudar, no solamente de casa, sino a otro país. Iban a comenzar una vida completamente nueva. Ya era una adolescente de quince años. Por un lado estaba triste por dejar a sus amigas y la vida que conocía, mas, por otro lado, excitada por conocer lo que le esperaba y le mostrara su porvenir. Emigró con los sentimientos revueltos. El viaje era un tanto largo, porque ella y sus padres iban en su coche, un furgón verde que tenían en aquel entonces, desde su país hasta el sur de la península, donde embarcaban para ir a una isla en el océano atlántico.

Al cabo de un tiempo, ya establecidos en su nuevo hogar, ANA volvió a soñar este sueño que ya había olvidado por completo. No obstante, ahora el final cambió: la niña había traspasado la verja y empezó a caminar y a caminar por la carretera para conocer adónde la llevaba ese camino, hasta perderse en el horizonte. Y nadie la extrañaba.

Así como este sueño, tuvo otros SUEÑOS más que unos también se repitieron, otros no, pero se cumplieron igual. Desde aquella experiencia lleva un diario donde anota todos los sueños que al principio no entendía, pero podrían tener un SIGNIFICADO.

Hay diferentes tipos de SUEÑOS. A través de algunos, expresamos nuestros miedos y preocupaciones. Otros, nos alertan de algún cambio en nuestra vida. Nuestro subconsciente se sirve de nuestros sueños mientras dormimos, para expresar todo aquello que nuestro consciente no realiza. Y a veces siemplemente nos advierte que simplemente debemos tomar una DECISIÓN

 

...SUEÑOS CON UN SIGNIFICADO...

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: