Nunca es demasiado tarde

NUNCA ES DEMASIADO TARDE PARA LOS SUEÑOS

Para vivir nuestros sueños y convertirlos en nuestra realidad.

Nunca es demasiado tarde para realizar todo aquello que deseamos o de lo que siempre hemos soñado. LOS SUEÑOS seguirán siendo sólo eso, sueños, hasta que los convirtamos en realidad y los hagamos nuestros.

Nunca es demasiado tarde, mientras seguimos soñando. El hecho de soñar a diario es señal de que estamos vivos, activos y nos preocupamos por avanzar en la VIDA, porque tenemos METAS. A través de los SUEÑOS, expresamos todos aquellos deseos propios de las cosas que nos gustarían hacer en vida, así como también las preocupaciones que nos mantienen en vela. A través del sueño se manifiesta nuestro subconsciente como única salida o escape de todo aquello que nos mueve.

Nunca es demasiado tarde

Nunca es demasiado tarde, para cambiar el rumbo de nuestra vida, estudiar la carrera que nos guste, ocupar un curso de algo que desde hace tiempo hemos querido aprender, estudiar un idioma, hacernos autónomos o comenzar a entrenar un deporte nuevo. Aunque la vida suele establecerse en varias etapas y, según cada una, acostumbramos catalogar las cosas que se deban hacer, en realidad son solamente costumbres. No obstante, no hay ninguna regla que imponga que no pueda sacar una segunda carrera universitaria, o que no la pueda sacar después de los cincuenta, o que no pueda volver a casarse a los setenta… y así podríamos seguir con un sinfín de ejemplos. Las costumbres y los hábitos se pueden cambiar y las reglas se pueden romper. Mientras estemos vivos, podemos realizar todos nuestros sueños.

NUNCA ES DEMASIADO TARDE.  Lo único que nos impide realizar nuestros sueños es la muerte. Nadie sabe cuándo le sobreviene o cuándo le toca partir de este mundo. No obstante, lo peor que se puede hacer es esperarla pasivamente, no hacer nunca nada en su vida esperando a que ésta se termine. La vida es muy corta y el tiempo hay que aprovecharlo al máximo para no dejar nada sin hacer. Los sueños no deben convertirse en un arrepentimiento final en nuestro último instante por no haber vivido la vida como la hubiésemos querido vivir. De nada sirve lamentarse si no hemos sabido aprovechar todo ese tiempo que hemos tenido a nuestra disposición. Hay que actuar y buscar las formas para vivir una vida plena realizando todos nuestros sueños. Solo así se alcanza la felicidad absoluta, cuando alcanzamos todas aquellas metas que nos proponemos. Pensar que sería demasiado tarde para convertir nuestro sueño en realidad es un craso error. Mientras seguimos vivos, nunca será demasiado tarde.

Nunca es demasiado tarde

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: