Muchas veces la futura mamá se pregunta por qué tiene tanto SUEÑO, sobre todo, durante los tres primeros meses de embarazo. Hay razones que pueden explicar esta hipersomnia, como son los cambios metabólicos y hormonales que se producen en el organismo de la mujer justo al iniciar el embarazo o el gran esfuerzo que comporta para el cuerpo el desarrollo de una nueva vida. El sueño, como reparador de energía del cuerpo, constituye una defensa biológica del organismo para ayudar a la mujer a llevar adelante el embarazo.

Esta mayor sensación de sueño corresponde a una situación regresiva de vuelta a la primera infancia y que permite identificarse con el feto, con un sueño de muchas horas al día. Dicha regresión se debe a la percepción inconsciente por parte de la MUJER de los cambios que sufre su cuerpo y a la abundante producción de hormonas. Además, la hipersomnia sirve a las gestantes como mecanismo de defensa frente a la angustia, que puede estar provocada por todas las incógnitas que conlleva el embarazo, el parto y el puerperio.

Lo normal es que la embarazada duerma 8-10 horas por la noche y, durante el día, haga siestas breves, en duermevela, de unas dos horas. A esto hay que añadir los pequeños descansos en posición de relajación, que servirán a la embarazada para recuperarse de la fatiga y también como preparación al parto.

No existe una posición ideal para dormir durante el primer trimestre del EMBARAZO. La mujer debe adoptar la posición que le resulte más cómoda para conciliar el sueño, sea del lado derecho o del izquierdo, supina, cara arriba, o prono, cara abajo, sin que tema presionar a su hijo, que está suficientemente protegido por el líquido amniótico. Es posible que esta posición relajada y cómoda la vaya cambiando a lo largo de su embarazo, según aumente el volumen del abdomen.

Sueño y embarazo

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: