La fiesta del balompié comienza este viernes en Ciudad del Cabo con el Mundial de Futból Sudáfrica 2010. Impacientes, los aficionados aguardamos esta cita con alegría e ilusión pues a fin de cuentas esta competición siempre es diferente y especial.
Desafortunadamente, se nos presenta una cita que entre bajas por decisión técnica y lesiones está quedando un tanto deslucida. Gente como Benzema

Nasri, Marcelo, DiegoRonaldinho, Cambiasso, Zanetti o Van Nistelrooy no viajarán a Sudáfrica puesto que sus seleccionadores no lo han considerado oportuno. Después, han surgido lesiones importantes como las de Ballack, Ferdinand, Skrtel, Dragutinovic, Pirlo, Drogba o
Robben. En el caso de los tres últimos aun hay opciones de curación, pero lo cierto es que la nomina de los caídos antes de la batalla es bastante amplia.

Aun así, no es momento de quejas o lamentos. Como argumentamos al principio el torneo se considera como una fiesta y como tal los aficionados, medios y protagonistas se visten de gala de cara a la puesta en escena. El primer día, como es habitual, debutará la anfitriona Sudáfrica ante México. Sin entrar a dar grandes valoraciones, considero que este será el primer palo para los Bafana Bafana.México, sin ser un aspirante al titulo, está a años luz de la selección africana presentando una interesante área de atacantes (Giovanni, Guardado, Hernández, Blanco), así como jugadores consagrados en la línea de flotación (Salcido, Márquez). Ya por la tarde-noche (hora española) nos encontraremos con el primer plato fuerte: Uruguay-Francia, donde cualquiera puede ganar ya sea por la posible pujanza de la selección charrúa o por el decaimiento de la selección gala. Después, hasta el día 25, carrusel de partidos con el desfile propio de 32 combinados y tres partidos por barba. España será de las ultimas en entrar en escena, lo hará el día 16 en Durban ante la selección de Suiza. Dirimidos los dos primeros por grupo, las eliminatorias comenzaran el día 26 con los octavos y culminarán el día 11 con la gran final en Johannesburgo.

Hasta el momento, las selecciones han preparado su participación con enfrentamientos amistosos (en ningún caso entre rivales directos ni potentes) intentando coger la medida al nuevo balón, el Jabulani, un esférico tipo globo que está haciendo las delicias de los afectados. Delicias por no decir otra cosa.

Hablando de España, podemos celebrar que no ha sufrido ninguna lesión (tocaremos madera). La convocatoria no está mal seleccionada y exceptuando la entrada de Marchena (al que conservan como talismán. Sí, las cosas del fútbol), la demasía de jugadores del Barcelona (por otra parte lógico) y la ausencia ya prolongada y parece que definitiva del inmenso Raúl, lo demás es lo correcto y lo que se necesita para un torneo de estas dimensiones. Podemos hacer grandes cosas, como se ha comentado en los medios la selección parte por primera vez como favorita de verdad y por meritos propios. Además, es casi seguro que contamos con el mejor centro del campo del torneo y las líneas tanto defensivas como atacantes también estarían muy por delante en una lista imaginaria de las mejores. Por si fuese poco, gente como Navas, Pedro, Arbeloa o Cesc serían las primeras sustituciones, lo que habla bien a las claras del nivel del grupo. Las rivales serán las de siempre: en el mismo escalón se incluyen Argentina y Brasil.
Argentina acude con una línea de atacantes increíble (Higuaín, Messi, Agüero, Tévez, Milito) aunque parte con otras líneas más descompensadas. Brasil aparece con una nómina de grandes jugadores, pero lejos del nivel y los nombres de antaño. Kaká, Maicon, Robinho o Luis Fabiano son sus máximos exponentes. Detrás encontramos a Inglaterra, Alemania o Italia.

Inglaterra es una sempiterna favorita, pero cuando llega la hora de la verdad el rendimiento baja hasta alcanzar el fracaso. Si es cierto que cuenta con grandes nombres, pero estos tienen una media de edad más avanzada que el resto. Cuentan con el factor ganador de Capello, pero para mi gusto arriba encontrarán a Rooney y poco más, dependerá demasiado de los goles de la segunda línea. Italia y Alemania han bajado su nivel a través de los años de forma alarmante. La falta de creatividad y de ganadores natos ha sido tan intensa que a día de hoy sus conjuntos los forman jugadores de segunda y tercera fila que raramente jugarían en otras épocas.

En este grupo englobamos a Francia, aunque la variación con las anteriores radica en la fortaleza y la creatividad en jugadores como Ribéry o Gourcuff.

Y no queremos olvidarnos de Portugal, aunque dudamos de que haya mucho más que Cristiano... A partir de aquí nos queda buscar las sorpresas. No las encontraremos entre los africanos, el nivel de Nigeria o Camerún no es el que era y otras emergentes como Costa de Marfil o Ghana se presentan estancadas y con bajas significativas. Sin duda es tiempo de oportunidades, todo se ha igualado y estrechado tanto que cualquiera puede tener su opción.

No podemos olvidar otro aliciente importantísimo para el aficionado: los fichajes. El Mundial es un grandioso escaparate donde el elenco de jugadores es tan variado que se considera una oportunidad histórica para lucir y buscar un contrato. Aficionados y ojeadores “ficharán” los que más les asombren para sus clubes.
Sólo nos queda comprar Coca Cola dos litros y lata de panchitos, sentarnos delante de la TV y disfrutar. No olviden encender el aparato, por favor.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: