SUBIENDO LA CUESTA DE ENERO AHORRANDO Y SIN CRÉDITOS.

Ahorrando

Más desplumados que los pollos envasados al vacío.

Decir que muchos empezarán el año, rigurosamente tiesos, es lo mismo que decir que estamos más desplumados que los pollos que venden en bandejas envasados al vacío en las grandes superficies comerciales. Y es que, en Occidente, después de atar los perros con longanizas en las festividades navideñas, ahora toca purgar los excesos.

En España a esa purga le llamamos la cuesta de enero. Subirla representa todo un reto para las economías más débiles. Una hazaña heroica para las amas de casa que necesitan de todos los recursos femeninos, habidos y por haber, hasta superarla.

Desplumados

Diciembre era el mes del derroche voluptuoso. Una zambullida de cabeza en el consumo más despreocupado. Sin embargo, este año la crisis se ha notado en el conjunto de calles y plazas y en las miles de bombillas multicolores que han dejado de encenderse a falta de presupuesto. Tampoco se ha visto la alegría de otros años en el semblante de la gente ni los villancicos salían de las tiendas llenando el aire con la música y las voces de los niños y las niñas como es costumbre en estas fechas. Los comerciantes han tenido que hacer verdaderos alardes de imaginación para captar la atención de los clientes. De todos modos, por lo que yo he podido ver, se ha consumido bastante pero con algo más de miramiento.

El ahorro es una protección para las dificultades.

ahorrando

Vayamos pues, al grano. La cuesta de enero para todos no es la misma. Subirla dependerá de lo empinada que esté según las circunstancias de cada uno. Nada de lo que yo escriba aquí les pillará por sorpresa dado que se trata de observar unas sencillas reglas que todos conocemos aunque podamos haberlas olvidado bajo la presión publicitaria.

No tener deudas de más de un 20% de nuestro presupuesto.

Quiero destacar que el dinero es una protección. ¡Cuando se gasta menos de lo que se gana! No hay otra cosa que hunda más a un ser humano que las deudas. Las deudas son la tiranía más cruel y la esclavitud más humillante. Sobre todo las contraídas con ropa, bebidas, alimentos y aparatos de última generación que no necesitamos.! Pero es tan fácil sacar y usar la Tarjeta de Crédito! 


Las deudas y los créditos pueden ser favorables o catastróficos para nuestras economías. Los intereses que pagamos por ello trabajan contra nosotros. Siempre que gastemos más de 20% de lo que ingresamos nos ponemos en serias dificultades. Es como una balanza que se va desequilibrando por el peso. Debes la mitad de nuestro sueldo es un suicidio.

Excluyo de este apartado a los comerciantes puesto que el mundo del comercio funciona con créditos casi en su totalidad. De lo contrario tendrían que cerrar. Hablo de endeudarse en cosas innecesarias. Un buen banquero esto lo comprende.

endeudados

Esta podría ser la primera y mejor forma de salir de la cuesta de enero, es decir, no haber entrado en ella tontamente. Suprima lo superfluo y aténgase a lo necesario. El que no es rico tiene que darse cuenta de que no lo es y dejar que los ricos vivan su vida de acuerdo a sus posibilidades sin tratar de imitarlos. Si usted no lo es deje de vivir para impresionar a los demás. Sus deudas, cuando sean reclamadas, no las pagarán ellos.

Crédito

El dinero no es malo, lo malo son los préstamos excesivos.

Si conocemos su valor el dinero no es malo. Empecemos por conocer que no podemos vivir siempre de prestado . El que piensa así especula con su vida. Su economía es de ciencia ficción. Vive en déficit perpetua. ¿Cómo se puede vivir así de por vida?

Estas son unas reglas que podemos tener en cuenta para no tener más cuestas de enero. Pero podemos hacer más que dejar de pedir prestado para caprichos o antojos. Podemos mejorar nuestras finanzas si todos los meses una parte de lo que ganamos la guardamos para nosotros. Para lograrlo hay que disminuir los gastos y ahorrar esa parte. Con constancia tendremos la satisfacción de ver crecer algo que nos pertenece y nos produzca intereses.

Y para concluir solo me resta decir que suban pronto esa cuesta y, si ha sido costoso subirla, considérenlo para el resto del año. Nuestra vida no depende de las cosas que poseemos. Hay que saber apreciar lo que se tiene sea mucho o poco.

El secreto está en vivir según nuestras posibilidades.

Ahorrando

Las fotografías mostradas en este blog son propiedad de sus respectivos autores.
El contenido de este blog tiene carácter no lucrativo y de entretenimiento solamente.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: