¿Soy muy viejo para cambiar?

Son innumerables las ocasiones en que he oído a un gran número de personas expresar estas palabras que más bien parecieran una sentencia “loro viejo no aprende a hablar, soy muy viejo para cambiar etc, etc, etc”.

El tiempo en su andar indetenible, les ha demostrado que, no era más que un juicio sin fundamento, es mucho el tiempo y energía gastados, aprendiendo, forjando, en la aceptación de tantas cosas. La aceptación es la aplicación del buen juicio, por no aplicar tolerancia, que podría ser una promesa sutil de venganza a largo plazo. Vamos atesorando, guardando, todo aquello que nos disgusta, hasta que rebozamos el vaso y en el momento más inesperado su produce en nosotros una explosión por exceso y, esas emociones negativas retenidas dentro pueden incluso, causar desequilibrios en nuestro organismo, dolencias, males crónicos, hasta llegar a enfermedades psicosomáticas.

Cuando hacemos una apertura hacia el aprendizaje, se nos abren nuevas posibilidades, nuestra visión de la vida, se convierte en un estímulo de la convivencia, el trabajo creativo, entendido como un modo de vida armónico en comunidad. El juicio mencionado anteriormente seguramente es de echo un enemigo del aprendizaje y del crecimiento personal. Al enterarnos y asumir un cambio ostensible en nuestras vidas, significa haber dado cabida a cambios, cálidos, intensos y profundos.

frases

¡Bien puedo imaginar, que alguno de ustedes se ha detenido a cualificar situaciones que atentan literalmente con sus intenciones de aprender! Si lo han hecho ¿Que emociones han sentido al identificarlas? ¿Que medidas han tomado para someter a esos enemigos y motivarse a transitar por el camino de aprender de nuevo?

¿Imposible identificar a nuestros enemigos?

Infortunadamente hay veces que nos es imposible identificar a nuestros enemigos. Inclusive, no pocas veces hemos pensado o dicho cosas como esta; 'esto ya lo sabía, que lo aprendan otros, para eso yo no sirvo, sería muy bueno aprenderlo pero lamentablemente no tengo tiempo' ¿para que sirve eso? Sucede que, que en vez de carecer de la capacidad de aprender, lo que nos falta son las ganas de hacerlo, de crear nuevos espacios para nuevos conocimientos; otras le negamos la autoridad a quien intenta enseñarnos- por viejos, por jóvenes, de diferente condición social política…-

Los enemigos son innumerables. Sin embargo, vamos al básico, aquel que permite dar el primer paso para aprender lo nuevo, a decir 'no sé'. Decirlo con propiedad es fundamental, porque; nos abre las puertas para aprender las ciencias, bailar, meditar, amar, vivir… Si no aceptamos que ignoramos algo, el aprendizaje no ocurrirá, por lo que no se manifestará la apertura que necesitamos para que se haga posible, enriquecedora y continua

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: