premio Planeta

Carme Chaparro ganó el Premio Planeta 2017 con No soy un Monstruo, una novela que intenta ser negra con la historia de un niño de cuatro años que desaparece en un centro comercial cuando va con su madre de compras. Digo intenta ser negra porque se queda en una compilación de artículos periodísticos más o menos bien escritos sobre la desaparición del pequeño Kike. Carme Chaparro no sabe salir de su rol de periodista y meterse en el rol de la escritora que quiere ser. Está muy verde. Esta primera novela suya parece escrita por una estudiante de periodismo en primero de carrera.

Esta novela le da mucho protagonismo a las mujeres en la trama. La inspectora jefa Ana Arén y la periodista Inés Grau investigan el caso. Son las que investigan y sufren. La autora las pone en plan de mujeres sensibles y casi acabas llorando con ellas. Encima no falta el pasado rondando sus cabezas. Hubo otra desaparición hace años que las trae locas.

No os recomiendo esta novela. Las hay mejores. El único mérito que tiene No soy un monstruo es que ha ganado un pastón con el Planeta. Un mérito para su autora. Carme Chaparro se ha estrenado en el mundo de las letras a lo grande. El tiempo dirá si se mantiene. Detrás de un pastel puede venir un dulce amargo.

Yo no pagaría los casi 20 euros que cuesta el libro. De hecho no los pagué. La novela No soy un monstruo la conseguí en una biblioteca pública gratis total. No colaboro en hacer millonarios a los escritores. Carme Chaparro ya hizo su agosto con el Premio Planeta. No me da pena.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: