fotografia

El "Profesor Max" fue un conocido hipnotizador que en sus múltiples viajes y giras por el mundo fue adquiriendo miniaturas de todo tipo que son las que ahora se pueden admirar en este bello pueblos de Mijas (Málaga). La colección ha sido incrementada por sus herederos con diversos objetos muy curiosos que han enriquecido aún más este museo del arte en miniatura.

fotografia

Piezas tan singulares como La Última Cena de Leonardo da Vinci en un grano dearroz, un padrenuestro en el canto de una tarjeta de visita, dibujos en la cabeza de un alfiler, etc, son entre otros muchas las sorprendentes obras que son admiradas por los numerosos turistas y personas en general que pasan por la Costa del Sol. La colección de miniaturas se encuentra en el llamado "Carromato de Max" en una sala que dispone de lupas y sistemas ópticos de aumento que son imprescindibles para poder observar las muchas curiosidades que no se pueden ver de forma natural.

fotografia

Entre todas las miniaturas que se pueden contemplar se encuentra algo que destaca de forma muy especial y es la "Cabeza de hombre blanco reducida por los jíbaros" que es una pieza única y que despierta un gran interés entre los visitantes de este lugar. El "Carromato de Max" se inauguró en 1972 y ha resultado uno de los máximos atractivos del pueblo de Mijas donde en un cartel a la entrada de este espectacular museo se puede leer lo que se puede ver en su interior:  Pulgas disecadas, bailarina de ballet en un palillo de dientes, batalla naval en la cabeza de un alfiler, etc.

fotografia

La colección cuenta con 360 piezas, la cual más espectacular y pocas personas que visitan Mijas se resisten a entrar para contemplar estas piezas únicas e irrepetibles. Pero...¿quien era el "Profesor Max"?  D. Juan Elegido Millan nació en Guadalajara y aunque estdió medicina se dedicó a la profesión de hipnotizador y viajó por todo el mundo con el sobre nombre de, "Profesor Max". Fue un aventurero y un bohemio y muy aficionado a las antigüedades y a las miniaturas que coleccionó de todas las partes del mundo.

fotografia

De las muchas anécdotas que relataba de sus largas estancias en África contaba como consiguió la cabeza reducida a cambio de contar a los indígenas alguno de sus trucos de hipnotizador. Dicha cabeza perteneció a un misionero caucasiano que estuvo por aquellas tierras hace más de cien años y parece que no se ganó la simpatía de los habitantes africanos.

 

fotografia

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: