fotografia

Vive en Malasia y pese a medir un escaso centímetro sorprende por su macabro comportamiento. El sistema que utiliza para cazar a sus presas (hormigas y otros insectos) consiste en inyectarles su saliva que es letal pues se licua dentro de la presa y esta es absorbida totalmente hasta quedar la presa totalmente vacía y seca. Terminado el festín, fija el exoesqueleto de su víctima sobre su espalda cual trofeo con una sustancia pegajosa que segrega, y así uno tras otro hasta tener encima una montaña de esqueletos.

fotogarfia

El "Acanthaspis petax" lleva sobre sus espaldas los exoesqueletos de sus víctimas y no lo hace para presumir de trofeos sino que le sirve de camuflaje para engañar a otros depredadores que con este cargamento encima no lo reconocen. Algunos experimentos que se han hecho con estos insectos han demostrado que en caso de peligro muy serio son capaces de desprenderse de la carga y salir corriendo de lo que se deduce que utilizan los restos de sus víctimas como una protección y un recurso para defenderse con ellos en los momentos de peligro.

fotogarfia

El el montón de exoesqueletos los suelen usar como protección y en ocasiones que se sienten atacados los utilizan como arma dando golpes con el montón de restos o arrojándolos sobre el atacante lo que les permite huir precipitadamente. Este extraño e increíble insecto pertenece a una de las mayores familias de insectos que existen pues se calcula que hay más de 7.000 especies diferentes y que todas arrastran sobre sus espaldas los restos de sus presas muertas. Una vez más la Naturaleza nos deja con la boca abierta. 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: