fotografia

Tiene forma de lágrima por lo que resulta inusual en una perla ya que suelen ser redondas y las que tienen esta forma son mucho más apreciadas pues constituye una rareza que hace aumentar su valor. Pocas joyas tiene tras de si una historia tan apasionante pues desde que fue descubierta por un esclavo en Panamá hace más de 400 años, se convirtió en objeto de deseo de la realeza y varias reinas de España la lucieron en diferentes siglos.

fotografia

Los orígenes de la Perla Peregrina se remontan a Panamá en 1515 cuando fue encontrada y es ofrecida al rey de España Felipe II en 1580 como un regalo por Diego de Tebes que en un viaje a Sevilla se la llevó como un presente según consta en un documento de la época. Este monarca se la regaló a su esposa María Tudor que era inglesa y que la luce en un retrato pintado por Antonio Moro que se puede ver en el Museo del Prado de Madrid.

fotografia

La Peregrina fue lucida por todas las reinas que ocuparon el trono español. La reina Margarita de Austria la lució en un broche en su retrato ecuestre pintado por Velázquez y también su esposo Felipe III la lleva en un retablo prendida de su sombrero.

fotografia

Esta perla, junto con el diamante El Estanque y otras muchas joyas, pertenecían a la corona de España y los reyes las transmitían de padres a hijos. La Peregrina permaneció en España hasta 1808 que fue cuando José Bonaparte (hermano de Napoleón) invadió la península y ordenó que le entregasen las joyas de los Borbones españoles ya exiliados. La perla se la regaló Bonapate a su esposa que permanecía en París. Más tarde los franceses perdieron el trono español y José Bonaparte se separó de su esposa marchándo a Estados Unidos con una amante y llevándose también La Peregrina.

fotografia

Años más tarde se la dejó en herencia al futuro Napoleón III quien tuvo que venderla por problemas económicos. La compró el Marques de Abercon por lo que la perla regresó a París y la lució su esposa en un baile en el Palacio de las Tullerías. En 1969, La Peregrina salió a subasta y esto causó gran nerviosismo en la Casa Real española que manifestaron que esa perla no era la auténtica pues los Borbones tenían una regalada por Alfonso XIII a su esposa Victoria Eugenia y afirmaron que era la Peregrina auténtica. No obstante, los Borbones si sabían cual era la auténtica pues Alfonso de Borbon y Dampierre acudió a la subasta para ver si la podía recuperar pero su oferta no fue suficiente. Ofreció 20.000 dólares pero el actor Richard Burton la adquirió por medio de un intermediario llegando a los 37.000 dólares. Fue un regalo para su amada Elizabeth Taylor.

fotografia

Tras la subasta, el duque de Alba, como jefe de la Casa de la Reina Victoria Eugenia negó que la perla subastada fuera la autentica y exibió una perla que dijo que era la verdadera que la Casa Real había recibido de Alfonso XIII. Don Juan de Borbón, hijo de Victoria Eugenia, cuando renunció al trono le transmitió la perla al futuro rey de España Juan Carlos I. Esta otra Peregrina ha sido lucida por la reina Doña Sofía en algunas ocasiones y la Casa Real mantiene que es la auténtica.

fotografia

Muerta Elizabeth Taylor, la sala Christie´s sacó a subasta las joyas de la actriz y la perla Peregrina, considerada por los expertos como la auténtica, alcanzó la cantidad de 9 millones de euros. Se ignora quien es ahora su dueño, pero ya se sabrá cuando quiera desprenderse de la más sorprendente gema que perteneció a la realeza de España.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: