fotografia

Intentan entrar a Europa jugándose la vida en la valla de Melilla desafiando las cuchillas asesinas pero también de muchas otras maneras y algunas resultan tan anecdóticas que producirían carcajadas sino fuera tan trágico el fenómeno migratorio que se vive en España en la frontera con Marruecos donde diaríamente cientos de personas luchan por una vida mejor.

fotogarfia

Ocurrió el pasado mes de marzo en el puerto de Ceuta cuando la Guardia civil le tocó vivir una historia increíble ya que en su labor de vigilancia para evitar el paso de inmigrantes ilegales les ha tocado presenciar situaciones de todo tipo y sistemas de camuflaje increíbles e insólitos pero la que les esperaba los dejó más que pasmados cuando se dispusieron a inspeccionar una furgoneta donde el conductor parecía algo nervioso y que viajaba en compañía de su esposa.

Sospechando que pudiera esconder un cargamento de droga en el interior de la furgoneta iniciaron una inspección concienzuda en todo el interior del vehículo encontrando debajo de los asientos delantero justo donde el matrimonio se sentaba y en un doble fondo a una mujer marroquí con serios síntomas de asfícxia por el estrecho espacio donde permanecía escondida.

fotografia

fotografia

Todo parecía ser un caso más de intentar entrar ilegales a la península pero el estupor de los agentes fue mayor cuando confesó la mujer marroquí que era la amante del conductor y que la esposa era ajena a todo el teje maneje que este hombre se traía entre manos. Ahora se ha celebrado el juicio en la Audiencia Provincial de Cádiz y el conductor ha salido mal parado pues además de quedarse sin esposa pues le ha dejado y sin amante ya que esta ha sido deportada por carecer de papeles, al infiél le han caído tres años de cárcel por introducir ilegales con el agravante de haber puesto en riesgo la vida de la mujer marroquí que era su amante. ¡Vivir para ver!.

 

La sorprendente historia del loro delator.

fotogarfia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: