fotografia

Cuenta la tradición que en este lugar vivió el pastor San Úrbez, persona muy sencilla procedente de Burdeos que aunque residía en el pueblo de Vio, al marchar con el ganado pernoctaba en la cueva de Sestral donde hoy se encuentra convertida en un pequeño templo en su honor. Esta ermita rupestre se encuentra en Fanlo, el la comarca de Sobrarbe en Aragón, linda con el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido y en la entrada del Cañón de Añisclo.

fotografia

Muchas son las leyendas que se cuentan de este santo, entre ellas que no permitía que le agasajaran pues en las casas del pueblo donde se alojó, si recibía muchas atenciones se cambiaba de casa. Se cuenta también que debido a su santidad, cuando sus ovejas entraban en una propiedad privada solamente se comían las hiervas malas. Las gentes de los pueblos cercanos acuden a esta ermita 4 veces al año, el 1 De mayo, el martes de pentecostés, el 14 de septiembre y el 15 de diciembre que es el día del santo y se celebra una romería con una misa para venerar las reliquias del santo.

fotografia

Se cuenta que en una ocasión varias vecinas llevaron a la ermita una imagen de la Virgen de Lourdes pero comenzó a llover con tal intensidad que ningún vecino pudo salir de sus casas para celebrar la misa que tenían prevista por lo que entendieron que San Úrbez no quería que se venerara en este lugar a nadie más que él. Se llega a esta cueva-ermita por unas escaleras talladas en la roca y son muchos los visitantes que recorren la ruta de la ermita de San Úrbez y la Cueva de los Moros atraídos por la belleza del paisaje y las huellas que dejaron los primeros pobladores que habitaron el Valle de Vio durante la época prehistórica.

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: