fotografia

La manipulación genética y la cría selectiva hace posible alterar de forma artificial los rasgos y tamaño de los animales. El ser humano a lo largo de la historia se ha empeñado en cambiar las cosas tal y como la naturaleza las puso en nuestro planeta sin esperar la evolución natural de las especies. De este modo ha conseguido gatos sin pelo, perros arrugados como acordeones o convertidos en miniaturas que casi caben en la palma de la mano.

fotografia

Hace algunos años, unos científicos de Polonia insertaron el gen de la hormona del crecimiento humano consiguiendo conejos con un peso de hasta 10 kilos y con un metro de largo. En realidad, el experimento tenía la finalidad de que las hembras de conejo produjeran esta hormona para el uso terapéutico especialmente para niños con problemas graves de crecimiento. No obstante, el tamaño de estos animal muy pronto tomó otros rumbos ya que su carne es muy apreciada por sus muchas cualidades.

fotografia

La carne de conejo es rica en proteínas por lo que es muy apropiada para una dieta equilibrada. Considerada una carne blanca contiene muy poca grasa por lo que aporta muy pocas calorías y se suele recomendar en dietas de adelgazamiento junto con la carne de pavo o pollo por su bajo contenido calórico. Además su suave sabor permite que se pueda cocinar de muchas maneras pudiendo utilizar esta carne para preparar infinidad de platos con distintos condimentos que proporcionan gran diversidad de sabores.

fotografia

En los últimos años se ha puesto de moda tener conejos como mascotas, esto ha hecho que muchas personas por el cariño que han puesto en estos pacíficos animales se resistan a comer carne de conejo. No obstante, en los países donde la alimentación es un grave problema la cría de estos conejos de raza muy grande puede resultar muy interesante y resolver muchos problemas.

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: