una mujer

El futuro pertenece a quienes creen en la belleza de sus sueños. Hacer las ideas, los sueños realidad, tomar decisiones y actuar es una de mis cualidades más sobresalientes. Escribir no fue un sueño, fue una realidad que se convirtió en mi más bello sueño. Yo sueño en grande, para que lo soñado se me cumpla y ver en ese sueño una hermosa realidad.


Soñar es la capacidad de ver y concebir dentro de nosotros lo que vamos a decir, lo que planeamos o tenemos intención de realizar, es la visión directa del espíritu con sus propios sentidos. De aquí la importancia de tener una vibración positiva, con pensamiento positivo. Cuando mi espíritu vibra negativamente mis imágenes se tornan siniestras y destructoras.


Mis sueños estimulan mi voluntad y me impulsan a la acción. Me imagino la manera de realizarlos y los veo ya en acción y llevados a término. Con mi voluntad mi imaginación se mantiene ardiente y energética. Todo lo que el ser humano ha creado y descubierto en el mundo ha sido fruto de los sueños positivos. Hablando de sueños positivos todo ser humano normal tiene sueños, pero solo el 2% la utiliza positivamente mientras que el 98% dirige el sueño hacia la parte negativa.


Es una prueba que los sueños, la fe y la perseverancia son una combinación poderosa y me han enseñado a no quejarme por nada y a estar contenta con lo que tengo. Saber soñar no pierde de vista la realidad de estar bien plantada sobre la tierra y saber cuál es mi posición en esta. No dejaré de soñar para adquirir los bríos y el anhelo del alma para hacer realidad todo lo que sueño. Mientras ande por el mundo encontrare dificultades, y lo importantes es saber que cada vez que eso pase debo llenarme de fuerzas para seguir avanzando con valor hasta vencer y así llegar a la meta.


Con un buen sueño yo veo lo visible y logro lo increíble, y si contemplo los sueños nobles y elevados me convertiré en lo que sueño Los sueños que más me recrean son los de mi época infantil, en los que siempre hubo una comunión con mi madre. Esos son los sueños que anhelo volver a recuperar. Dicen que el soñador es el héroe de sus propios sueños, cuando no hay sueños no hay nada. Muchísimas veces he soñado despierta como leer mucho, escribir, pasear por los campos. Y creo que en parte lo he logrado, sobre todo soy una lectora de la "Biblia", revistas, libros y todo lo que pasa por mis manos lo leo, porque me gusta estar bien informada.

 

 Mis sueños dependerán más que de otra cosa de la fe que ponga en el buen propósito de mi vida, de mi fe en el poder de Dios y en mi habilidad para vencer todos los obstáculos que se me presenten en el camino. Es el resultado de pensar, sentir y hacer lo que uno se propone. . “Soñar no cuesta nada, pero si resulta” 

 


Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: