Para aquellos que hayan tenido hijos posiblemente las toallitas húmedas sean unas de las cosas que no nos pueden faltar en ningún momento. La realidad es que son muy útiles y eficaces. Pocas manchas se resisten a su rápida intervención.

Son toallitas húmedas impregnadas con loción, que se utilizan principalmente en la limpieza de los bebés, en sustitución del agua y el jabón a la hora de cambiar el pañal; para limpiarle la cara tras la comida o para asear sus manos. Pero es muy habitual que hasta nosotros mismos las utilicemos en nuestra vida cotidiana. Su eficacia es demostrable contra las manchas en muebles, paredes o zapatos.

Se elaboran a partir de un material del tipo “tejido no tejido”, que se obtiene de la compactación de fibras mediante sistemas de agua, calor, etc., sin necesidad de costuras. Estos sistemas permiten la no utilización de sustancias químicas como agentes de liga para la unión de las fibras. Además, muy importante: respetan el pH de la delicada piel de los bebes. La loción que impregna las toallitas mantiene el equilibrio adecuado del grado de acidez.

Son un producto sano y seguro. Para elegir que marca de toallitas usar, debes tener en cuenta aspectos tan importantes como:

  • La relación calidad precio. Es importante el número de toallitas que contiene el envase
  • El grosor de la toallita. Si es muy fina, es más fácil que se rompa y tengas que usar más
  • La calidad y cantidad de la loción que contiene. No muy seca, ni demasiado húmeda.
  • Sistema de cierre, tapa o cierre hermético. Deben permanecer bien cerradas, sino se secan. Conviene un envase que se pueda cerrar fácilmente y de manera hermética.
  • Prueba marcas blancas. Muchas sorprenden con un excelente equilibrio calidad-precio.

¿Son seguras o no?

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: