La Tarjeta de Crédito

La tarjeta de crédito es un instrumento material de identificación del usuario, generalmente una tarjeta plástica con una banda magnética, un microchip y un número en relieve.

Es emitida por un banco o entidad financiera que autoriza a la persona a cuyo favor es emitida a utilizarla como medio de pago en los negocios adheridos al sistema, mediante su firma y la exhibición dela tarjeta.

Es otra modalidad de financiación, por lo tanto el usuario asume la obligación de devolver el importe dispuesto y de pagar los intereses, comisiones bancarias y gastos pactados. Entre las más conocidas del mercado están: Visa y MasterCard.

Los usuarios tienen límites de crédito de acuerdo a la política de riesgos existente en cada momento y a las características personales y de solvencia económica particular de cada uno.

Generalmente no se requiere abonar la cantidad total cada mes. En lugar de esto, el saldo acumula un interés. Se puede hacer sólo un pago mínimo y pagar intereses sobre el saldo pendiente de las tarjetas o pagar el saldo total, lo que no genera intereses.

La mayor ventaja es la flexibilidad que le da al usuario, quien puede pagar sus saldos por completo en su fecha límite mensual o puede pagar una parte. La tarjeta establece el pago mínimo y determina los cargos de financiamiento para el saldo pendiente.

Las tarjetas de crédito también se pueden usar en los cajeros automáticos para obtener un adelanto de efectivo, aunque a diferencia de las tarjetas de débito, se cobra un interés por la disposición así como alguna comisión.

Cuando se paga con tarjeta en el comercio, el comerciante suele pedir una identificación (habitualmente documento de identidad) y exige la firma del voucher para acreditar que se es usuario habilitado de la tarjeta, corroborando firma en el panel de la tarjeta (al dorso) contra la firma en el cupón (Sistema de Firma y Contrafirma).

La Tarjeta de Débito

Una tarjeta de Débito, es un medio de pago emitido por un banco a favor de sus clientes (mediante la firma de un contrato) que le permiten hacer uso de ella en los comercios y establecimientos que la aceptan como medio de pago, hacer extracciones en efectivo de su red cajeros automáticos y otras operaciones (recargar un móvil con tarjeta prepago, consultar el saldo de la cuenta bancaria asociada a la tarjeta, etc.).

El contrato de tarjeta de Débito es el contrato que se firma cuando se dispone de una cuenta bancaria previamente, a la que va asociada. Trabaja sobre fondos propios.

Se puede disponer tanto de efectivo en cajeros automáticos como hacer compras en comercios por un monto diario preautorizado por el banco por razones de seguridad.

El cargo es inmediato en la cuenta del usuario titular de la tarjeta.

Existe un deber de diligencia que recae sobre el usuario titular de la tarjeta en relación con esta (deber de custodia) y con las claves personales que le permiten hacer uso de ella en cajeros y comercios.

Las marcas más reconocidas de tarjetas de débito son Maestro y MasterCard Débito dentro de la línea de productos MasterCard, Electron y Visa Débito dentro de la línea de productos Visa.

Diferencias entre Tarjeta de Crédito y Débito

Las tarjetas de crédito son un medio de financiación: permiten hacer compras sin necesidad de desembolsar la totalidad del dinero en el momento, el usuario puede pagarlo en varios plazos.

Como la posesión de tarjetas de crédito lleva implícita la concesión de crédito por parte de las entidades bancarias, se exige el requisito de la domiciliación de la nómina o la garantía de ingresos estables.

Las tarjetas de Débito también son un medio de pago, pero en este caso se genera el cargo directo en la cuenta del titular, es decir que los gastos que se paguen con tarjetas de Débito se descuentan directamente del saldo en cuenta corriente o caja de ahorro.

También existe como diferencia la modalidad de pago aplazado de las Tarjetas de Crédito, que permite al usuario pagar los bienes y servicios en sucesivas cuotas mensuales (la Tarjeta de Débito no permite cuotas).

Como consecuencia de ser un producto crediticio, la tarjeta de crédito puede suponer en algunas modalidades de pago la generación de intereses. Las Tarjetas de Débito, como trabajan sobre fondos propios del cliente, no recargan intereses.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: