Este profundo silencio que soy,

este derrumbe

de ruido apagado

de amaneceres infantiles.

 

 

Esta piel despojada que no alcanza a ser luz,

este laberinto hosco de caminante sin rumbo,

este sencilla noche de pena sin razón,

las cosas eternas que se esconden en los intersticios

del tiempo olvidado,

tiempo abolido,

pensamiento sin centro.

 

 

Desierto de dicha ausente,

mares encerrados detrás del misterio,

sombras sin rostro detrás de la maravilla ausente.

 

 

Este profundo valle

del que no habrá retorno,

fibra doliente en una congoja mansa,

ríos de las palabras corridas por el viento,

desierto de amoresy ternuras huérfanas.

 

 

Este arroyo manso que me consume,

este deslizarse hacia el callejón incierto,

esta noche incipiente irradiando sombra.

 

 

Silencio de silencios,

ya soy casi nada.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: