¿Por qué no puedo amarte? Si todo lo que soy existe gracias a tu amor que; es el alimento que me mantiene vivo, para seguirte amando, adorándote, deseándote. Que me importan los prejuicios de la gente, sus miserias y ceguera para estar en contra del amor que se profesan dos almas que se aman.

Nuestra relación es a prueba de todo

Nuestra relación tiene que ver con nosotros nada más, no existe fuerza humana que nos separe, ni fuerza divina que lo proponga, porque lo que sentimos es una manifestación de dos almas fundidas en una sola. Algunas veces me siento huérfano del maná vital que me mantiene con vida, pero me basta solo pensar en ti para recobrar la esencia que me mantiene aferrado a la vida misma.

Si tú supieras la agonía de mi alma con solo pensar en perderte, en no tenerte, en quedarme solo, sería la muerte misma, fenecer, desaparecer. En el fondo de mí; me apego a nuestro amor como el naufrago sin esperanza, perdido en la infinita soledad del mar océano. Es absoluta la convicción que tengo de que me amas, lo cual hace nuestra unión indestructible, inexpugnable, impermeable a los avatares más indeseables de las circunstancias en el decurso de la vida misma.

Ese monstruo llamado humanidad

La humanidad ese monstruo de infinidad de intenciones y formas que conforman un universo sin identificación y direcciones disímiles, que construye y destruye a su paso incontenible. Es la bestia que nos toca enfrentar, con todo en contra, en desventaja, en donde el único escudo protector es; la constancia y preeminencia de nuestro amor.

Solos tu y yo

Tú y yo; somos uno solo. Nuestra fuerza el sentimiento más sublime, el más puro, el único que todo lo perdona, el que al ateo lo hace creyente en la divinidad de Dios, el que redime al malo y trasmuta en bueno, el que une almas y corazones, regando con su esencia al mundo y lo convierte así, en un lugar más benigno para vivir: El amor.

Místicos, santos, filósofos, poetas le han cantado al amor, en sus diferentes manifestaciones, sin importar el estilo, la forma, la intención, el espíritu, el objeto, el destino; tiene su misma esencia, esencia que cambia, trasmuta y que en su nombre se han acometido las acciones más peregrinas e insospechadas y los actos más abyectos y, otros que por su grandeza son extraordinarios y sobrehumanos tal es su estímulo en las acciones que marcan algunas veces nuestro comportamiento accidentalmente excepcional.

Ese sentimiento mujer; en su espíritu profundamente legítimo, su manifestación más pura y bienhechora es el aglutinante que me une a ti; mi aspiración más cara es; que sea para toda la vida, ya; en la actual situación, no tiene importancia las circunstancias, la gente, intenciones, ni nada, solos tu y yo; en el anonimato es lo mejor, sin nombres, ni señas, solos tú y yo.

El amor es perdurable

Cuando estemos viejos, todas estas cosas nos parecerán baladís, y pensaremos que fuimos exagerados. Al final ya no tendrá importancia, nos tendremos el uno al otro para alimentarnos de nuestro amor, luego Dios dirá.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: