Joven alegre y libre en soledad

La soledad elegida no es un sacrificio, es un premio para quienes tienen una envidiable vida interior, para quienes son ricos en espíritu. Es una víspera de la propia verdad, una creación de la belleza interior, una libre reconciliación con quienes no están presentes. Únicamente en la soledad se puede vivir con las personas que en la soledad hallaron los magnánimos pensamientos que les consolaron de los bienes materiales que abandonaron.

La soledad elegida no la puede soportar alguien mediocre que no tiene nada que ofrecer, quien tiene miedo de sí mismo y de su vacío; quien vive continuamente en su desolado desierto interior dónde no crecen sino las malas hierbas de los áridos parajes.

La soledad elegida es inviable para las personas aburridas o acobardadas que se escudan en los demás, que se aturden en las palabras ajenas, que se engañan en la vida ficticia de quienes, como ellos, no saben vivir sin mezclarse, como seres pasivos, en la podredumbre que genera todos los días la dura realidad.

La soledad elegida es un privilegio que sólo pueden tener personas inteligentes, libres, generosas e independientes que aprovechan su soledad, no aislamiento, para adquirir sabiduría reflexionando sobre maravillosos temas que después comparten con quienes les interesen, sin pedir nada a cambio.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: