En antaño, el sofá era el trono de los jeques árabes.

Los romanos usaban el triclinum: tres sofás alrededor de una mesa en los cuales descansaban los hombres mientras comían. El sofá era un mueble confortable usado solamente por la élite, ya en la época de la industrialización tuvo entrada volviéndose imprescindible en las clases media y baja.

 En nuestros días el sofá se ha convertido en artículo casi que de primera necesidad en los hogares, allí se descansa, se lee un buen libro, departe la familia y especialmente se aprovecha para ver cómodamente la televisión.

 Ha evolucionado tanto el sofá, que ya lo podemos encontrar en versión motorizado, el cuál nos permite movernos con autonomía sin levantarnos de él, así podemos ir hasta el baño o a la cocina por una cerveza, y si es muy reducido el espacio para ingresar a estos lugares, en el peor de los casos nos dejará en la puerta.

La evolución ha llegado a tal, que podemos encontrar modelos tan descabellados como estos:

y el que todos debemos tener en casa para recibir la suegra:

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: