Este sofá destaca por su belleza, refinamiento y aunque sofisticado también cómodo. Tiene un diseño tradicional inglés, se ha convertido en un básico de la decoración de interior.

Origen del sofá Chesterfield

Nació en el siglo XIX, en Inglaterra. Aunque su origen es un tanto incierto, investigaciones al respecto señalan la figura del Conde Chesterfield como precursor de este sillón, ya que fue él quien hizo el encargo a un ebanista para que fabricara un sofá cómodo para que los caballeros de la alta sociedad se sentaran en los clubes con rectitud en la espalda y evitar de esa forma posturas poco correctas y elegantes de esa época.

 

Características de los sillones Chester

Sus rasgos. Tanto los brazos como el respaldo se encuentran a la misma altura y sus patas torneadas y cortas que en algunos casos pueden provisionarse de ruedas.

El tapizado capitoné es característico que cubre tanto el interior de los apoyos como el respaldo y, sin embargo no aparece en el asiento. Destacar que en sus comienzos todo el sillón era de una sola pieza.

El material por excelencia es el cuero. De todos los colores, granate, verde, marrón oscuro y como novedad surge el blanco para el colmo de la elegancia. Es posible también la introducción de los tejidos como el terciopelo, damascos…

Lo anecdótico del sofá Chester es que fue el primer sillón que estaba totalmente tapizado incorporando como algo novedoso el relleno de muelles lo que le confiere ese aire de confortabilidad.



 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: